Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

TRAS SU COMPARECENCIA EN EL CONGRESO

Carmen Calvo: El Open Arms no quiso "en ningún momento venir a puerto español"

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha afirmado este jueves en el Congreso que el buque español Open Arms, que permaneció 19 días en el Mediterráneo con más de cien migrantes a bordo, no quiso "en ningún momento" durante la crisis "venir a puerto español".

ondacero.es
  Madrid | 29/08/2019

Durante la comparecencia en un Pleno extraordinario para informar de la gestión de la crisis del barco de la ONG Proactiva Open Arms por parte del Gobierno en funciones, Calvo ha asegurado que el buque "nunca" pidió venir a un puerto español, que fue el ofrecimiento del Ejecutivo en funciones de Pedro Sánchez cuando desde la embarcación se alertó de su situación, el día 16 de agosto según Calvo.

Según el relato de la vicepresidenta, en ese momento el Gobierno español se puso en contacto con el italiano para pedir "ayuda y colaboración" ante una situación "complicada" en el Open Arms, y al no obtener respuesta de Italia, el Ejecutivo de Sánchez ofreció el puerto de Algeciras (Cádiz) porque tiene "los mejores instrumentos cotidianos" para atender a los migrantes que había rescatado el barco de la ONG.

En su intervención inicial en el hemiciclo, en una comparecencia solicitada por Unidas Podemos y apoyada por PP, Ciudadanos, Unidas Podemos, ERC, PNV y Grupo Mixto, Calvo ha subrayado que el Open Arms había utilizado ya dos veces el puerto de Algeciras en las tres ocasiones en las que ha desembarcado en puestos españoles.

Según el relato expuesto por la vicepresidenta en la tribuna de los oradores del Congreso, el 20 de agosto Sánchez decide enviar al buque de la Armada 'Audaz' para recoger a los migrantes del 'Open Arms' ante la negativa del ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, a permitir el desembarco del barco español en el puerto de la isla de Lampedusa, aunque "la intervención de la Fiscalía italiana cambió la situación tres horas después" ordenando el desembarco de los migrantes.

MENOS MUERTOS CON SÁNCHEZ

"La Comisión Europea ha reconocido que ha sido el Gobierno español quien ha hecho la respuesta humanitaria y de rescate para desbloquear una situación que estaba enquistada", ha afirmado Calvo, que ha dedicado la mayor parte de su intervención a repasar y reivindicar la política migratoria del Ejecutivo de Sánchez durante los últimos 14 meses.

La vicepresidenta ha destacado que España, junto a Marruecos, Níger y Mauritania, han desarticulado 38 redes de "traficantes" de migrantes.

También, que durante el Gobierno socialista se han creado 2.537 plazas de atención a migrantes, o que este mes de agosto se ha producido "solo" un fallecimiento en el Estrecho --"y ya es mucho", ha apostillado-- frente a las 68 muertes registradas en agosto de 2018.

"El fenómeno migratorio siempre está y estará presente", ha dicho Calvo, que ha calificado la política migratoria como una "política de Estado sin paliativos" de la que no puede zafarse un país que es la frontera sur de Europa, "el continente más rico", a "sólo 14 kilómetros del "continente más pobre".

Calvo ha asegurado que "no habrá en el panorama político comunitario un presidente que haya hecho más trabajo e hincapié" en la necesidad de una política coordinada europea que Pedro Sánchez, al que atribuye haber conseguido que en la Unión Europea se asuma que la gestión de la migración en la frontera española "debe ser un problema europeo".

"Necesitamos una fórmula de llegada segura a puertos y de corresponsabilidad de los estados, y ese formato, que debe perfeccionarse, fue ensayado con el 'Aquarius", ha añadido Calvo aludiendo al buque que pudo desembarcar el año pasado con 600 migrantes a bordo. Además, la vicepresidenta ha reclamado una "gran política europea" en África para "ordenar una migración que en muchos casos está abocada a lo que en términos coloquiales llamamos mafias".