Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Entre ellas, el abertzale Txelui Moreno

Seis personas detenidas en Navarra acusadas de calumniar a las Fuerzas de Seguridad

Seis personas han sido detenidas este martes por la mañana en Navarra, entre ellas, el dirigente abertzale Txelui Moreno, acusadas de injurias y calumnias a las Fuerzas de Seguridad del Estado.

EFE | Madrid | 19/04/2016

El dirigente abertzale Txelui Moreno

El dirigente abertzale Txelui Moreno / EFE

La operación de la Policía Nacional, que sigue abierta, según han informado a Efe fuentes oficiales, tiene su origen en un mural pintado en la localidad de Burlada sobre la tortura.

Los detenidos han sido conducidos hasta la Jefatura Superior de Policía en Pamplona, donde en estos momentos se encuentra concentrado un grupo de personas en contra de la operación. Tres de los arrestados ya han sido puestos en libertad tras prestar declaración.

Adolfo Araiz, portavoz de EH Bildu en el Parlamento foral, se ha personado esta mañana en la Jefatura y ha informado de que los detenidos son Txelui Moreno, su pareja y un hijo del dirigente abertzale, así como unos amigos de la pareja.

Los detenidos serían, según el portavoz de Bildu, los autores del mural, que habrían pintado con permiso del Ayuntamiento de Burlada.

Araiz ha señalado que la Policía ha citado a declarar también al alcalde de Burlada, Txema Noval.

El dirigente abertzale ha destacado que estas detenciones no tienen ningún sentido, y responden más a una "venganza" política, porque el hecho del que se le acusa no está tipificado como delito. A su juicio, habría sido suficiente con llamarlos a declarar.

Araiz ha puntualizado que justamente haber sido detenidos por pintar un mural evidencia la existencia de "la tortura", y ha censurado que las denuncias que se presentan por malos tratos por parte de las Fuerzas de Seguridad no son investigadas, como señaló una sentencia del tribunal europeo.