El juego, un derecho

La patronal juguetera lanza una campaña para que el juguete sea reconocido como esencial y los niños tengan Navidad

Adelantar las cartas supone la no masificación en tiendas, al tiempo que asegura que los Reyes Magos sigan siendo Magos. Este año no deben producirse las típicas colas de última hora.

Pepe Requena

Alicante | 12.11.2020 08:36 (Actualizado 12.11.2020 08:37)

La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, con sede en Ibi, ha lanzado una campaña para que el juguete sea reconocido como esencial y los niños tengan Navidad. La patronal ha enviado cartas a todas las administraciones, tanto las autonómicas como la central, para trabajar y coordinar todos los esfuerzos posibles para que este año no se apaguen todas las ilusiones.

Así, en una situación excepcional como esta, el sector ha solicitado a las administraciones un tratamiento excepcional para el juguete, su industria y comercio, para que los niños tengan Navidad. Muy consciente de que la prioridad es sanitaria, se ha puesto a disposición de las autoridades, con suficiente antelación, para adoptar medidas que garanticen, la seguridad de los consumidores, el derecho del niño al juego y todos los beneficios que este conlleva, al tiempo que evitar que el daño económico en la industria y en miles de jugueterías sea irreversible.

Desde el sector consideran que para que los Reyes Magos sigan siendo magos para todos nuestros niños, se deben abordar las siguientes demandas:

  • Mantenimiento de la actividad logística de las empresas jugueteras para poder hacer frente a los servicios y demanda. Si no, no podrán hacer llegar los juguetes en ningún formato, ni presencial ni online.
  • Mantenimiento de establecimientos de juguete minorista abiertos con las limitaciones de horarios, aforos, turnos etc. que se consideren necesarias y, de manera complementari, permitir al público la recogida de mercancía comprada online, lo que se conoce como click and collect.
  • Que los comercios abiertos, por vender productos de primera necesidad (hipermercados, supermercados, quioscos y papelerías, estancos y otros), puedan mantener abiertas sus secciones de juguetería, con las mismas limitaciones de seguridad que el resto del establecimiento
Precedentes históricos

Medidas excepcionales para el juguete tienen un precedente histórico en los EEUU, cuando en 1942 el Comité de Guerra (War Production Board) ante la entrada del país en la II Guerra Mundial y la prohibición de toda actividad productiva no esencial, declaró a la industria del juguete como esencial, permitiendo su actividad con limitaciones al uso de materias primas esenciales (Order L-81). Con ello se preservó el derecho al juego de la infancia, su bienestar y se garantizó una cierta normalidad en sus vidas.

En palabras del presidente de la AEFJ, José Antonio Pastor, "con confinamiento o con medidas de distanciamiento social, la Navidad está a la vuelta de la esquina, y es posible que si la administración no hace nada y los niños no anticipan la carta a los Reyes Magos, ésta resulte más triste porque los Reyes dejen de ser magos”.

La campaña sólo on-line, irrealizable

A pesar del crecimiento exponencial de las compras online, aún después del periodo de confinamiento (el 38 por ciento de las familias compraron juguetes en el confinamiento y el 88 por ciento tuvo que hacerlo online), una campaña a través de canales digitales sería imposible de soportar en España, pues ni las plataformas online, ni las estructuras logísticas, ni el stock disponible permiten en España una campaña de Navidad y Reyes únicamente vía internet.

Como afirma José Antonio Pastor "bastante tristes serán ya estas Navidades sin reuniones familiares. Al menos, si los niños han de pasarlas confinados, pensemos, esta vez sí, en su salud y bienestar. Así lo han entendido ya en Italia donde el juguete ha sido declarado como esencial de cara al segundo confinamiento”.