Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

gracias a los votos del PP, el PSOE y Ciudadanos

El Ayuntamiento de Madrid declara la feria de San Isidro de interés general

El pleno del Ayuntamiento de Madrid aprueba declarar la Feria de San Isidro como evento de especial significación ciudadana e interés general, gracias a los votos del PP, el PSOE y Ciudadanos. Hace un mes fue la fiesta del Orgullo Gay la que también obtuvo esta calificación.

Agencias | Madrid | 27/07/2016

El diestro Alberto López Simón ante su primer toro, durante la vigésimo segunda de la feria de San Isidro

El diestro Alberto López Simón ante su primer toro, durante la vigésimo segunda de la feria de San Isidro / efe

El pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado declarar la Feria de San Isidro como evento de especial significación ciudadana e interés general para la ciudad de Madrid con el voto favorable del Partido Popular, el PSOE y Ciudadanos y el voto contrario de partido del Gobierno municipal (Ahora Madrid).

La proposición, planteada por la concejal del PP Carmen Castell, solicitaba declarar, al igual que se hizo con las fiestas del Orgullo LGTBI, la Feria de San Isidro de interés general. Castell ha comparado la feria del patrón de la ciudad a las fiestas del Orgullo LGTBI y ha asegurado que Madrid se convierte en el mes de mayo en la "capital de toreo". Según la edil del PP, esta feria taurina supone un ingreso de "más de 60 millones de euros" y "por cada dos euros de gasto directo en taquilla se gastan dos euros más en la ciudad". También ha comentado que esta proposición responde, entre otros motivos, al "malestar" que han manifestado los comerciantes y hosteleros de la zona de las Ventas por la "presión" que sufren por parte del Ayuntamiento de Madrid y ha pedido un "esfuerzo por conciliar el bienestar de los vecinos con la feria".

Por su parte, la responsable del área de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, Celia Mayer, ha asegurado que el Gobierno municipal vota en contra de la propuesta por los "problemas técnicos" que plantea y porque no se ajusta al modelo de ciudad que el Consistorio quiere desarrollar. Para Mayer, la petición es "técnicamente inviable" y ha asegurado que no le "constan multas" en el entorno de las Ventas durante la feria de San Isidro con carácter excepcional. La delegada del área ha recordado que la actividad de la feria se realiza dentro de las Ventas, no en el espacio público y, a su juicio, la excepcionalidad solicitada está "fuera de contexto".

No obstante, ha afirmado que los organizadores de la feria, si decidieran hacer actividades en el espacio publico, podrían solicitar la "suspensión de carácter temporal" de la normativa, sin necesidad de reconocer esta fiesta de interés general. Mayer ha sostenido que la Feria se realiza "en exclusiva" en la Plaza de las Ventas, es propiedad de la Comunidad Autónoma, está gestionada por una empresa privada y el "acceso no es público, ni gratuito, ni abierto a todo el mundo".

En cambio, las fiestas del Orgullo se realizan en distintos distritos, son "absolutamente de carácter público y abiertas". En cuanto al número de asistentes, Mayer ha señalado que "la feria dura 31 días y asisten 620.000 personas", mientras que el Orgullo "dura tan solo cuatro días y asisten un millón y medio de personas".

Para la concejal socialista Mar Espinar, "es una ocurrencia surrealista" comparar las fiestas del Orgullo con la Feria de San Isidro. Espinar ha justificado su apoyo al afirmar que "han sido y son muchos los que muestran su rechazo, pero también los que muestran su pasión" por esta festividad.

Por ello, su partido aboga por un "término medio" en el que se encuentran el respeto, la tolerancia y libertad, ha añadido. La concejal de Ciudadanos Sofía Miranda ha recordado que se trata de una actividad que "es legal", económicamente "autosuficiente" y genera "un cierto impacto sobre el empleo". Miranda ha reconocido el interés nacional e internacional que despierta esta celebración y ha insistido en que "no es comparable" al Orgullo aunque ha asegurado que su voto es favorable "sin que ello implique" que a su grupo le guste o no una actividad "determinada".