Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Liga de Campeones I Real Madrid 1-0 Bayern Munich

Real Madrid 1 - 0 Bayern Munich

El Real Madrid consigue una importante victoria con un resultado muy positivo de cara a la vuelta en Alemania tras dejar la portería a cero. El Bayern llevó el peso del partido, pero los de Guardiola no fueron capaces de generar el peligro suficiente como para inquietar la portería de Casillas. El Real Madrid estuvo perfecto en el aspecto defensivo, en donde habría que destacar el partidazo de Pepe (hasta que se lesionó), Ramos, Carvajal y Coentrao. La eliminatoria se decidirá el próximo martes.

Javier Espelosín I @javi_ef85  |  Madrid |  23/04/2014

Un año después y por quinto año consecutivo, el Real Madrid volvía a unas semifinales de la Champions League, y de nuevo el Bayern Munich, como pasara hace dos temporadas, volvía a cruzarse en el camino de los blancos. Pero esta vez el Bayern se presentaba defendiendo título y con Guardiola en el banquillo, las dos bestias negras blancas, como muchos se han encargado de recordarlo en los días previos al choque.

Tras varios partidos de baja, incluida la final de la Copa del Rey, volvía Ronaldo, pero se caía Bale del once por gripe. Al portugués se le vio falta de ritmo, y posiblemente aún no esté totalmente recuperado de su lesión, muscular, y las molestias en el tendón rotuliano seguían preocupando a los madridistas, pero no se escondió, participó en el juego y suyas fueron algunas de las oportunidades más claras del Real Madrid en los setenta minutos que estuvo en el campo.

El inicio del partido fue como se presuponía: El Bayern se hizo con la pelota y comenzó a jugar en campo del Real Madrid, arrinconando al conjunto blanco en las inmediaciones del área de Casillas. La presión de los de Guardiola, muy parecida a la presión que ejercía el Barça del entrenador catalán, les hacía recuperar la pelota casi al instante de perderla. Esa es una de las claves del Bayern, no dejar al rival que tenga tiempo ni de pensar, pero esa también es la clave para pillar a los bávaros. Las veces que el Real Madrid fue capaz de sobrepasar esa primera línea de presión, las oportunidades se fueron produciendo para los de Ancelotti.

Karim Benzema vive una batalla continua con el gol, pero sus números en la Liga de Campeones son muy diferentes a sus números en liga. Diecinueve minutos tardó el Real Madrid en conseguir eludir la presión rival y generar la primera ocasión de gol y supo aprovecharla. Salió a la contra por la banda izquierda. Coentrao, que está a su mejor nivel desde que está en el Real Madrid, se corrió la banda para regalarle un pase raso a Benzema, que le dejó solo en la frontal del área pequeña para empujarla a la portería para hacer el primero y único gol del partido.

El Bayern por su parte, no dejaba de intentarlo. Su juego en campo contrario les permite llegar con relativa facilidad  a la portería contraria. Antes del gol, un centro de Ribery llegó a la cabeza de Mandzukic, que se la puso a Kroos y remató a bocajarro, pero Pepe cortó el balón evitando el tanto. Y tras el gol madridista el conjunto bávaro no cesó en su empeño: primero Robben y después Alaba tuvieron sendas oportunidades sin mayor peligro.

El Real Madrid se creció tras el gol. El dominio seguía siendo de los alemanes, pero los de Ancelotti ya sabían cómo hacer daño a los de Guardiola. Dos minutos después del gol, Ronaldo remató de cabeza a las manos del portero y poco después, volvió a  disparar arriba un centro de Benzema cuando ya se cantaba el segundo. También Di María tuvo la suya tras un centro del francés desde la izquierda, paró la pelota con el pecho y rompió la pelota por encima de la portería de Neuer.

En la primera mitad el Bayern dominó el ritmo de juego, pero el Real Madrid supo cómo dañar al conjunto alemán a la contra, y tuvo claras ocasiones para incrementar la ventaja.

Tras el descanso, Ronaldo, que pese a tener un par de ocasiones de gol se le notaba falto de ritmo tras la lesión, se aprovechó de un fallo de  Alaba a la derecha del ataque madridista y cruzó un derechazo que Nueur envió a córner. Parecía que los de Ancelotti salían a por el segundo, pero rápidamente el Bayern se hizo con la pelota y el guion del partido volvió por los mismos derroteros que la primera mitad. El Bayern seguía generando peligro por la presencia que tenía arriba, pero no gozaba de verdaderas acciones de peligro. Por la manera en la que se estaba desarrollando el encuentro todo hacía ver que alguno de los dos equipos marcaría, el Bayern por insistencia o el Real Madrid a la contra.

El partido tuvo un tiempo de relajación donde el cansancio hacía mella, y apenas se produjeron oportunidades hasta los últimos minutos. La oportunidad más clara del Bayern llegó a los ochenta y cuatro minutos. La pelota llegó a Götze a la altura del punto penalti, escorado ligeramente a la derecha, y soltó un derechazo a bocajarro al que Casillas respondió con una gran parada. El lanzamiento no debía ser problemas para el meta madridista, pero había que pararla, y la paró. A la contra fue Bale, que había sustituido a Ronaldo, el que por dos veces generó peligro: primero en un internada por la izquierda y su pase lo cortó Boateng cuando ya se cantaba el gol Benzema, y la segunda por la derecha, con un centro que golpeó en el lateral de la red.

El Real Madrid estuvo perfecto en el aspecto defensivo y no dio opciones a un Bayern que llevó el peso del partido pero que sin embargo, apenas inquietó la portería de Casillas. Pepe y Ramos fueron un muro y Carvajal y Coentrao, hicieron un partido completísimo tanto en defensa como en ataque. Arriba Isco hizo un partido muy completo y Benzema, además del gol, estuvo presente en muchas de las jugadas del Real Madrid que pudieron acabar dentro de la portería. La sensación que queda es que el Real Madrid pudo encarrilar una eliminatoria ante un equipo que dominó la pelota, que no el juego, durante prácticamente todo el partido.