Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Playoffs Liga Endesa

Llull da la victoria a su equipo en la prórrogra

El Real Madrid volvió a ponerse por delante del Valencia Basket en la semifinal tras ganar ayer en la cancha del conjunto naranja. Una prórroga hizo falta para determinar un partido que terminó ganando el Real Madrid (100-103) con un triple de Sergio Llull ha falta de pocos segundos.

EFE | Madrid | Actualizado el 18/07/2018 a las 14:23 horas

Sergio Llull pasando un balón

Sergio Llull pasando un balón / EFE

El Real Madrid se impuso este martes en el tercer encuentro de la semifinal de la Liga Endesa ante un Valencia Basket que llegó a celebrar la victoria tras un tiro sobre la bocina de Luke Harangody que los árbitros anularon tras consultar el 'instant replay' y que dieron paso a una prórroga en la que Sergio Llull sentenció el choque con un triple a falta de un segundo.

El explosivo inicio de Felipe Reyes marcó el arranque del encuentro. En apenas seis minutos, el ala-pívot sumó doce puntos con seis aciertos en sus siete tiros y lanzó al Real Madrid en el marcador. Al Valencia un par de triples de Harangody no le bastaron para contrarrestar la salida visitante (10-20, m.6).

Cales Duran buscó soluciones en la rotación y su equipo cogió aire porque los jugadores que salieron desde el banquillo mejoraron el porcentaje de triples y con ese impulso el Valencia arrebató la iniciativa del juego y estrechó el marcador (25-26, m. 12).

Perdió una primera opción el Valencia para ponerse por delante porque se le escurrió un balón a Lucic, con tres acciones seguidas de Dubljevic logró neutralizar el acelerón que dio el Madrid al sentirse agobiado pero fue con un espectacular mate de Van Rossom cuando pudo por fin ponerse por delante (34-33, m.17).

El tremendo esfuerzo defensivo local redujo a la mitad (de 26 a 13) los puntos del dubitativo equipo de Pablo Laso en el segundo cuarto y el técnico vitoriano se vio obligado a refugiar a su equipo en una zona 3-2 que obligó a los locales a reducir sus pulsaciones pero que no evitó que llegaran al descanso por delante (40-39, m.20).

Dos triples seguidos del Valencia en el inicio del tercer cuarto pusieron a prueba la dureza mental visitante y el Real Madrid respondió. Rudy Fernández también desde la línea de 6'75 y un par de acciones de Gustavo Ayón les metieron en el partido que se convirtió en un ágil intercambio de canastas (59-59, m. 27).

Van Rossom y Harangody apuntalaron las opciones del Valencia y el Real Madrid encontró en Andrés Nocioni, que entró tras la tercera falta de Reyes, la tranquilidad que no tenía el resto de sus compañeros. Pero ese equilibrio empezó a resquebrajarse. Un triple de Guillem Vives provocó la primera grieta en la moral visitante, un mate del joven base tras un robo de Nedovic hizo temblar la canasta, y un nuevo triple del catalán puso al Madrid contra las cuerdas (74-64, m.31).

Laso buscó una reacción con una estructura de cuatro 'pequeños' y una defensa más agresiva y adelantada y su equipo despertó. Su presión obligó al Valencia a jugar con una pausa a la que no estaba acostumbrado y que afectó a su acierto. Con Sergio Rodríguez algo más cómodo su conexión con un certero Rudy permitió al Real Madrid reducir al mínimo su desventaja (81-80, m.36) pero el Valencia se sostuvo gracias a su efectividad desde la línea de tiros libres. También desde allí Felipe Reyes abocó el choque a un final a cara o cruz (87-86, m.40).

En una agónica ultima posesión y empate en el marcador un tiro de Harangody sobre la bocina pareció dar la victoria a los locales, que tuvieron que frenar su celebración cuando los árbitros decidieron consultar el 'instant replay' y anularon la canasta por haberse acabado la posesión.

El Real Madrid abrió la prórroga 'golpeando' de la mano de Llull y, aunque nuevamente Harangody tiró del Valencia, el equipo de Carles Duran, que perdió a Sam Van Rossom por lesión, fue ya a remolque y aunque Vives volvió a empatar el choque con un triple a falta de veinte segundos la aparición final de Llull deja a los de Laso a un paso de la final y a los locales muy tocados.