Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El Sexto hombre

La leyenda del indomable

Las nuevas tecnologías, imprescindibles hoy en día, causan estragos. En el momento más inoportuno, cuando más las necesitas, te fallan. Ante ésta dificultad, lo mejor es mantener la calma, tener paciencia y no lanzar el ordenador por los aires fruto de la desesperación y frustración. Problemas éstos que han impedido al "Sexto Hombre" explayarse a gusto sobre la Copa del Rey.

David Camps | Madrid | 21/02/2012

ondacero.es

ondacero.es / EFE

Sirva este comienzo, lejos de ser una excusa, como hilo conductor a lo sucedido este domingo en Barcelona. Las nuevas tecnologías fueron los jugadores y técnicos del Real Madrid quienes, en los últimos años, fallaban en el momento menos adecuado y ante el mismo obstáculo llamado  Barcelona. Pero como si de Paul Newman en "La leyenda del indomable" se tratara, la tozudez de algunos y la paciencia y compresión de otros han elevado al Real Madrid al Olimpo. Y con él, al más tozudo de todos: Sergio Llull. En Barcelona, el menorquín ha comenzado a escribir su propia leyenda. La leyenda de un jugador indomable.

El domingo 19 de febrero, a las 8 de la tarde, hubo un triunfador absoluto sobre el parquet del Palau Sant Jordi: el baloncesto. La propuesta de Pablo Laso y su renovado, en ilusión y formas, Real Madrid es necesaria e incluso imprescindible para nuestro baloncesto. Y más en los tiempos de dudas que corren. Es el nombre propio de la Copa del Rey: ba-lon-ces-to. Hacía mucho tiempo que no veía a un equipo jugar con la intensidad, la agresividad, la seguridad y la alegría con la que lo hizo el Real Madrid en la final ante el Barcelona. El último equipo en hacerlo fue en el Imperio del Sol allá por 2006.

Es injusto personificar el título copero merengue. Al hacerlo obvio aspectos colectivos fundamentales sin los cuales la exhibición defensiva y ofensiva del Real Madrid no habría tenido lugar. Los doce jugadores blancos rindieron a gran nivel, aportando su grano de arena para el bien grupal. Si bien, dos caras sobresalieron sobre el resto. Sergio Llull y Pablo Laso. Personajes similares. Laso ha sido cocinero antes que fraile. Un fraile que reconoce en Llull a ese cocinero que un día fue. Aspecto éste que pudiera parecerte trivial pero que explica cómo ha conseguido extraer lo mejor de un hombre en continuo crecimiento. En sí, éste ejemplo es extensible al equipo, al convencimiento del grupo.

Pablo Laso, discutido no hace muchos días tras el varapalo europeo en Bilbao, ha logrado convencer a sus pupilos de algo tan sencillo de decir como difícil de lograr: creer que eres bueno. No una creencia vaga, basada en absurdas y vacuas palabras. A través de los hechos diarios, del enriquecimiento táctico y técnico. Y del continuo diálogo. Breve pero intenso pues no son necesarias cinco horas con Pablo. Laso trabaja con discreción, sin hacer ruido ni dentro ni fuera de la sección. Sirva como ejemplo la crítica que pude leer y escuchar en torno a los pocos minutos de los que disfrutaba en muchos partidos Serge Ibaka. Pablo sabía que el impacto de Serge era pasajero y no quería que hombres hasta entonces dubitativos como Tomic y Begic se hundieran. Nada de pan para hoy y hambre para mañana. Begic hizo su mejor partido con el Real Madrid en la final.

 

 

¿Qué decir de Sergio Llull que no hayas leído ya? Un simple detalle que, ahora que es el "jugón" y estandarte blanco, viene a cuento. "El sexto hombre" gusta de ver la salida de los jugadores por el túnel de vestuarios media hora antes del partido. Una frase me quedó grabada: "hoy la vamos a liar, tío". Muestra la seguridad y voluntad inicial, el convencimiento. Desde el principio Llull salió mandando, seguro de lo que tenía que hacer en cada momento. Nunca dudó. Su grado de concentración fue tal que sentía que no podría fallar, que ese era su día. Firme, sobrio, claro y espectacular. Luego tuvo la fortuna de cara y anotó canastas decisivas en momentos trascendentales. La suerte es para quien la busca y Llull la lleva rastreando desde hace años.

El ordenador ha vuelto a funcionar. Problema resuelto con paciencia y persistencia. El 8 de febrero, en Bilbao, el Real Madrid sufrió "el efecto Miribilla" y la computadora procesó el varapalo recibido. El técnico Pablo Laso suministró durante días la información necesaria para que no se repitiera el colapso informático. Esa información fue procesada, interpretada y transferida. Se mantuvo la calma, hubo paciencia y, sobre todo, persistencia. Sergio Llull en el papel de Luke, Pablo Laso en el de Dragline. Una apuesta y al final de la película, un título. La leyenda del indomable.