Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El sexto hombre

El día de San Gasol

Ya hemos llegado al desenlace de nuestra historia. El final, como en Vértigo, ya sabes cuál es pero no por ello hemos de dejar de ver qué sucede porque dudo que nunca más veamos algo similar. Y el final de esta película conviene ser contada. Al igual que nuestros quehaceres en Nueva York. Del anterior relato, y sobre todo de una de sus fotografías, pudiste percibir la magnitud del acontecimiento y la repercusión que tiene. Pero te voy a contar unos pequeños detalles que resultan muy explicativos.

David Camps | @campsextohombre  | Madrid | 15/02/2015

Pau Gasol

Pau Gasol / ondacero.es

Cuando uno camina por la octava avenida con dirección al hotel Sheraton en Times Square, lugar donde se alojan las estrellas de la NBA, y ve en su entrada una enorme foto de Pau Gasol, entonces entiende la importancia del jugador español en la mejor liga del mundo. Y si cuando subes a la habitación de tu hotel observas desde el ascensor otra enorme instantánea, ésta de Marc Gasol, presidiendo el hall principal, entonces te es imposible contener la emoción. Y a su vez esperas, en tu foro interno, ser capaz de transmitir esos sentimientos y tener la capacidad de valorar en su medida todo lo que está sucediendo o está por suceder.

¿Por qué la NBA parece otro deporte distinto al que se ve en Europa? No sólo es cuestión de dinero, que también, sino de cómo genera ese gran poder económico que tiene. Y lo consiguen de la manera más sencilla posible: invirtiendo mucho tiempo, y dinero, en potenciar su imagen y la de los jugadores. Y con un valor añadido: saben quiénes son los dos factores importantes de la ecuación: aficionados y deportistas, por ese orden. Todo está pensado para atraparte, embaucarte, hipnotizarte de la manera que menos puedes imaginar. El All Star Game debería estudiarse en la Universidad. Con algo tan sencillo como un entrenamiento, o "pachanga", llenas las gradas del Madison Square Guarden con aficionados que, a buen seguro, nunca han asistido a un partido o no disponen de la posibilidad y, en consecuencia, les invitas a un espectáculo único. Reitero, "pachanga" patrocinada al precio de 50 dólares por cabeza. 12.000 espectadores ven una presentación espectacular, con un excelente juego de luces, música en directo, tiendas en cada esquina y todo lo que puedas imaginar. A ello, hemos de sumar los cientos de aficionados que se acercan al Sheraton en busca de la fotografía de la felicidad.

Pero regresando al principio de estas líneas, Pau y Marc Gasol han conseguido el reconocimiento general y mayoritario. Desde Lebron James a Steve Kerr, pasando por Duncan o Carmelo Anthony, todos muestran su admiración por dos jugadores irrepetibles. Y todos saben quiénes serán los protagonistas de esta historia y hacen lo posible para que nada les robe el protagonismo. No descartes que, además de la imagen inicial, se promuevan situaciones de uno contra uno entre los hermanos. Y ahí será donde deban volver al patio de su casa, a su feliz infancia, y saquen a aquel niño que un día sonó con jugar en el Madison Square Garden. El 15 de febrero lo harán y sonreirán. Como han venido haciendo en estos locos días neoyorquinos. Como haremos y hacemos nosotros con ellos.