Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

INCIDENTES AISLADOS

Tensa calma en Baltimore tras entrar en vigor el toque de queda

Las fuerzas del orden desalojaron las calles de Baltimore tras la entrada en vigor del toque de queda, impuesto por el Gobierno local ante la amenaza de que se repitieran [[LINK:INTERNO||||||disturbios como los vividos la noche anterior]] en esta ciudad del estado de Maryland. Los agentes tuvieron que recurrir a bombas de humo y pelotas de goma para disolver a los manifestantes que quedaban en la vía pública y realizaron diez detenciones.

Actualizado el 29/04/2015 a las 16:23 horas

La ciudad de Baltimore (EE.UU.) volvió a vivir este martes enfrentamientos violentos entre la Policía y manifestantes, que protestan por la muerte de un joven negro, tras el inicio del toque de queda decretado por el Ayuntamiento desde las 22.00 hora local (02.00 GMT del miércoles). Aunque no se ha repetido el clima de violencia generalizada del lunes tras el funeral por el joven Freddie Gray, que murió por las lesiones sufridas cuando estaba custodiado por la Policía, y muchos de los vecinos se retiraron con el toque de queda, la Policía informó de disturbios en algunas zonas de la ciudad.

En esos puntos, los manifestantes lanzaron objetos contra los agentes y éstos respondieron con el lanzamiento de gas pimienta para forzarlos a dispersarse. "Quienes no respetan el toque de queda están rechazando el cumplimiento de las órdenes de los agentes de la ley de que abandonen el área", indicó la Policía de Baltimore en su cuenta de Twitter.

La Policía informó de que se trató de un grupo de personas en actitud "agresiva" que, además de atacar a los agentes, también prendieron fuego a las afueras de una biblioteca. Los sucesos del martes acabaron con diez personas detenidas, la mayoría de ellas por no respetar el toque de queda, informó el jefe de Policía de la ciudad, Anthony Batts. A última hora, los disturbios aislados que se produjeron durante la noche habían cesado y la Policía calificó la situación en la ciudad de "estable" y bajo control.

Dos mil miembros de la Guardia Nacional y otros mil policías patrullan las calles de Baltimore para tratar de evitar que se repitan los violentos sucesos que se saldaron con varios agentes heridos y numerosos daños materiales. A la Policía de Baltimore se han sumado efectivos de poblaciones y estados aledaños como Pensilvania, Nueva Jersey y el Distrito de Columbia, donde se encuentra la capital de EE.UU., Washington, para ayudar en un despliegue policial que ocupa gran parte de la ciudad.

En paralelo, también se han registrado disturbios en la localidad de Ferguson (Misuri), que ya fue escenario de fuertes enfrentamientos violentos entre la Policía y los manifestantes negros a finales del año pasado a raíz de la muerte a manos de un agente blanco del joven Michael Brown. Una persona ha resultado herida tras ser disparada con un arma de fuego en la protesta que enfrenta a agentes y manifestantes precisamente en el lugar en el que murió Brown.