Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

COPA DE MAESTROS | TENIS

Andy Murray salva una bola de partido ante Raonic y se mete en la final del Masters

El actual número 1 de la ATP supo sufrir (5-7, 7-6 (5) y 7-6 (9)) ante el tenista canadiense para alcanzar por primera vez en su carrera la final en el torneo de Maestros. Murray está a un triunfo de cerrar el año como nº 1.

Efe | Madrid | 19/11/2016

Andy Murray celebra la victoria ante Raonic

Andy Murray celebra la victoria ante Raonic / Reuters

El británico Andy Murray salvó una bola de partido pero confirmó, en su cuarta oportunidad, la victoria ante el canadiense Milos Raonic, por 5-7, 7-6 (5) y 7-6 (9), para alcanzar la final del Masters por primera vez en su carrera.

Murray se enfrentará en la final contra el ganador del encuentro entre el serbio Novak Djokovic y el japonés Kei Nishikori. Y está a una victoria de cerrar el año como número uno.

El británico se impuso en tres horas y 38 minutos, nuevo récord en cuanto a partido más largo en un partido a tres sets en el Masters, desde 1991, para vencer a Raonic por tercera vez este año en Londres (finales de Queen's y Wimbledon) y octava vez consecutiva.

En un partido frenético que al final significó la victoria 23 consecutiva de Murray, Raonic tuvo más oportunidades que el británico para convertirse en el primer canadiense en disputar la final individual. En el primer desempate de la tarde estuvo a solo dos puntos de la victoria (5-5) con saque, y cedió los dos puntos siguientes.

En el segundo desempate, el discípulo de Carlos Moyá salvó tres bolas de partido y tuvo bola para ganar, pero al resto. Con todo el público del O2 vibrando y alentando a su héroe local, Murray confirmó a la cuarta oportunidad.

Días atrás Murray había protagonizado el hasta entonces partido más largo a tres sets en el Masters, al batir al japonés Kei Nishikori en tres horas y 20 minutos. Una vez más, el británico sacó su garra para salir airoso de un encuentro endiablado.