Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

UN PARTIDO CON MUCHA TENSIÓN

Pelea en los vestuarios tras el Clippers - Rockets: la Policía tuvo que intervenir

Cuatro jugadores de los Houston Rockets fueron al vestuario de Los Ángeles Clippers para enfrentarse a Blake Griffin y Austin Rivers. La policía de Los Ángeles tuvo que mediar para que el conflicto no escalase.

Redacción | Madrid | Actualizado el 16/01/2018 a las 10:40 horas

Ariza es agarrado por un miembro de los Rockets

Ariza es agarrado por un miembro de los Rockets / Getty Images

El Clippers - Rockets no solo fue tenso en la cancha, también lo fue en los vestuarios. Adrian Wojnarowki, periodista de 'ESPN', informó de lo ocurrido tras el partido en el Staples Center.

Cuatro jugadores de los Houston Rockets (James Harden, Chris Paul, Trevor Ariza y Gerald Green) fueron al vestuario de los Clippers a enfrentarse con Blake Griffin y Austin Rivers.

El extraño episodio de Capela

Wojnarowski asegura que la seguridad del estadio tuvo que intervenir para detener el conflicto. No se quedó ahí la pelea, también tuvo su momento Capela... Aunque algo más extraño.

El pívot de los Rockets se acercó en solitario al vestuario de los Clippers. Un miembro del staff angelino abrió la puerta, vio al pívot de 2,07 y le cerró la puerta en la cara. Capela, cariacontecido, se quedó unos segundos quieto, volvió al vestuario, se duchó y se fue al autobús de los Rockets.

Un partido muy caliente

Esto ocurrió después de un partido en el que los Clippers se impusieron a unos Rockets sin James Harden por 113-102. En este encuentro, que suponía la vuelta de Chris Paul a su exequipo, se vivieron jugadas en las que jugadores de ambos equipos se encararon y hubo expulsiones para ambos equipos.

El momento más tenso se vivió cuando Ariza y Blake Griffin se encararon y ambos fueron expulsados. Austin Rivers y James Harden ni siquiera jugaron el partido y ambos estuvieron metidos en todos los momentos tensos.