Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Riesgos peligrosos

Mientras tanto la ministra Ana Mato, con sólo 53 días en el cargo, lleva la adecuada velocidad para meter sus razones políticas que la vertebren en la esencia y el alma de la Sanidad española.

Dr. Bartolomé Beltrán | La Razón | 12/02/2012

El sector sanitario está pasando un momento complicado y se ha visto en los últimos días cómo hay comportamientos de dos velocidades. Por una parte, la legítima inquietud de Farmaindustria preocupada por la deuda contraída con las Comunidades Autónomas y con el objetivo de negociar una propuesta para establecer un marco que asegure la aprobación de presupuestos realistas que eviten la infrafinanciación, una gestión eficiente y racional de los presupuestos y una despolitización de la Sanidad para proteger a las empresas desde el punto de vista jurídico en su actividad con las administraciones. Como quiera que la deuda entre farmacia y tecnologías es de más de 12.000 millones de euros la lógica más simplista nos induce a la comprensión. Mientras tanto la ministra Ana Mato, con sólo 53 días en el cargo, lleva la adecuada velocidad para meter sus razones políticas que la vertebren en la esencia y el alma de la Sanidad española. Así, mientras en el Ministerio se está construyendo el cuerpo de doctrina para el futuro, en la industria del medicamento y las tecnologías tenemos un incendio devastador.

Luis de Guindos, desde su Ministerio de Economía y Competitividad, confecciona un traje para el futuro y los nuevos criterios economicistas del Ministerio que dirige Ana Mato deberán coincidir en la acción de Gobierno. La oportuna entrevista de Sanifax a Margarita Alfonsel ponía sobre la mesa las barricadas que se encuentran los sectores implicados para negociar con diecisiete Comunidades Autónomas diferentes. Está claro que precisan un interlocutor único y para que se mantengan la coherencia, la equidad y la sostenibilidad hace falta que se considere al Consejo Interterritorial y su gestión homologada como el verdadero órgano que vertebre y preserve la Salud Pública de todos los españoles. Y para eso todos deben ser valientes y responsables. Seguro.