Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El peso de la belleza

La antes conocida como Pasarela Cibeles cuenta con un equipo de endocrinólogos, liderados desde el Hospital Universitario de Getafe por la Dra. Susana Monereo. secretaria de la SEEDO, encargados de comprobar el IMC de las modelos, cotejar este dato con otras variables médicas y decidir cuáles están en condiciones de desfilar y cuáles no por presentar extrema delgadez u otros signos no saludables

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | 28/11/2013

La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) defiende la necesaria implantación en todos los desfiles de moda de medidas de control del peso como indicador de salud, siguiendo el ejemplo de la Madrid Fashion Week. La antes conocida como Pasarela Cibeles cuenta con un equipo de endocrinólogos, liderados desde el Hospital Universitario de Getafe por la Dra. Susana Monereo. secretaria de la SEEDO, encargados de comprobar el IMC de las modelos, cotejar este dato con otras variables médicas y decidir cuáles están en condiciones de desfilar y cuáles no por presentar extrema delgadez u otros signos no saludables.

Delgadez, ¿de moda en la moda?

Recientemente conocíamos la historia de la ex top model Georgina Wilkin a través del periódico británico Daily Mail confensando que durante años fue sometida a severas dietas de adelgazamiento y presionada por representantes de la industraia de la modapara mantener su bajo peso y un aspecto enfermizo (tenía los labios y los dedos azules por falta de oxígeno). Un testimonio que reabría la caja de los truenos sobre el peligroso vínculo entre iconos de belleza y salud de multitud de profesionales de la moda que, como ella, padecen o han padecido Trastornos de la Conducta Alimentaria.

"Nadie quiere ver gordas en las pasarelas" se convertía hace semanas en la frase que recuperaba para la actualidad informativa al polémico diseñador alemán de Chanel, Karl Lagerfeld, y su "rechazo" de las tallas grandes en la alta costura. El mismo que ya en el 2010 se arrepentía de haber diseñado tallas superiores a "su" estándar para la firma H&M. "Una visión del mundo de la moda que más de uno comparte y sigue fijando los criterios estéticos y éticos en el universo de las pasarelas", apunta la Dra. Monereo.

Frente a esta tendencia de la extrema delgadez que todavía impera en el mundo de la moda, que traspasa fronteras y se extiende a otros ámbitos sociales y grupos de población, especialmente entre las adolescentes, han surgido iniciativas como la de la Madrid Fashion Week. Impulsada por el Gobierno de la comunidad de Madrid, que asume el coste de los castings, la experiencia estaba destinada a preservar el buen estado de salud de las modelos que participan en este certamen de proyección internacional sin alterar sus normales patrones de funcionamiento.

Para ello, en septiembre de 2006, la organización decidió contar con un grupo de expertos en nutrición y endocrinología de la SEEDO, encargados de pesar y medir a todas las jóvenes para calcular su IMC y descartar a aquellas cuyo índice fuese inferior a 18, valor por debajo del cual se considera de riesgo para la salud. "En aquella primera edición el 20% de las modelos no pasó el corte establecido. En la última del 2013, sin embargo, el 100% ha cumplido con el criterio marcado. Y el promedio de IMC de las modelos en los últimos 2 años se sitúa en 19. Los desfiles se celebraron, la moda y la belleza han triunfado y los pronósticos agoreros de algunos que pensaban que era el fin del evento no se han cumplido. Fue una medida controvertida, mal aceptada y criticada por el entorno de la moda, principalmente diseñadores y agencias de modelos, pero muy aplaudida por la población general", aclara Susana Monereo.

"Las modelos son de constitución natural altas y delgadas, pero ese bajo peso extremo no es sano y está impuesto por la tiranía de una moda absurda que beneficia a unos pocos. La búsqueda de la delgadez como imagen de éxito sólo conduce a la frustracción y en muchos casos a graves trastornos de la conducta alimentaria", concluye la investigadora de la SEEDO abundando en su defensa de que la belleza en la moda puede y debe ser sinónimo de salud.