Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Historia de Beatriz Ramos

La carta que sobrevivió al 11-S

Una carta voló por los aires el 11-S en Manhattan junto a miles de documentos, objetos y de vidas y que viajaba en un sobre rojo. Un hombre de negocios la rescató después de los atentados.

Agencias |  Madrid |  Actualizado el 17/08/2018 a las 11:17 horas

Su historia comenzó en Maine, cuando una tía quiso invitar a su sobrina preferida a una cena especial. La escribió y la envió con destino Los Ángeles dentro de ese sobre. Del servicio de correos de Maine pasó a Boston y de allí a un avión que se dirigía hacia la ciudad estadounidense, donde no llegó porque fue uno de los aviones que impactaron contra las Torres Gemelas.

Ese hombre de negocios, “Ravív Steingers”, la vio en el suelo mientras estaba siendo evacuado y la rescató. Y cuando volvió a su tierra natal, Reino Unido, decidió enviarla de nuevo a miles de kilómetros para Lawry y Charlie Meister, sus destinatarios

"Era el primer día en el que se reanudaban todos los vuelos, recogí a los niños del colegio y me la encontré al llegar a casa. Era un sobre de alguien que no conocía pero me pudo la curiosidad y lo abrí. Dentro había una nota en la que Ravív explicaba cómo la encontró y que pensaba que agradeceríamos tenerla".

Los Meister donaron la carta al Museo del 11-S como ejemplo de la capacidad de superación de una situación trágica. Ravív dijo a los encargados que fue un gesto más de todo lo que ocurrió ese día y que lo hizo como una forma de desafiar al caos, como un símbolo de algo que sobrevivió cuando muchas otras cosas no lo hicieron.

“Creo que es un signo de esperanza”. (cuenta Lawry al New York Times) “No era una carta corriente, era una invitación para celebrar algo y eso se hizo realidad”. “La vida sigue”, asegura Charlie, “este trozo de papel ha sobrevivido y sentíamos la responsabilidad de explicar que la vida debe continuar. Era algo que necesitábamos hacer”.