"Una imagen en mil palabras"

Ars Creatio convoca la decimocuarta edición de su concurso «Una imagen en mil palabras»

La Asociación Cultural Ars Creatio ha convocado la nueva edición, correspondiente al año 2022, de su concurso literario «Una imagen en mil palabras». En los años anteriores, este certamen viene contando con la participación de destacados autores de toda Hispanoamérica, o de habla hispana residentes en cualquier país

Onda Cero Vega Baja

Vega Baja | 19.04.2022 09:24

Ars Creatio convoca la decimocuarta edición  de su concurso «Una imagen en mil palabras»
Ars Creatio convoca la decimocuarta edición de su concurso «Una imagen en mil palabras» | onda cero vega baja

Para la presente edición, los relatos (de mil palabras exactas, excluido el título) podrán inspirarse en dos fotografías de Víctor Galán. Los ganadores obtendrán sendos premios de 500 euros cada uno.

Al ser éste un concurso en el que se participa desde cualquier lugar del mundo, los relatos se enviarán por Internet, más concretamente a la dirección electrónica que Ars Creatio pone a disposición de los interesados: http://www.arscreatio.com/asociacion/concursos.php. En ella se pueden leer las bases y acceder al sistema informático para incluir el relato y los datos de cada autor. El plazo expira el 31 de julio de este mismo año y los galardonados serán anunciados en octubre, en la presentación de la revista de otoño.

Ars Creatio completa así la doble convocatoria de concursos literarios, con la del de cuentos para los escolares de la localidad, cuyo plazo de recepción de trabajos (como es habitual, en la biblioteca municipal Carmen Jalón) sigue abierto hasta el próximo 21 de abril. De este certamen también se dispone de información en la misma dirección electrónica.

Víctor Galán se adentra en el mágico y creativo mundo de la fotografía al acabar sus estudios universitarios cuando recibe de sus padres, aficionados a la fotografía, una cámara fotográfica como regalo. A partir de ese momento descubre un mundo nuevo que considera que merece ser plasmado en una instantánea y no se separa ya de su cámara, lo que le lleva, en su afán de aprendizaje y perfeccionamiento, a realizar un máster en fotografía e iluminación. Un día, cuando ya tiene claro que su vida laboral ha de correr paralela a su afición por la fotografía, decide junto a su pareja, María José, iniciar un proyecto profesional como fotógrafo de bodas. Pero la inquietud fotográfica de Víctor no acaba ahí, y junto a su cámara se convierte en notario gráfico de la vida y las costumbres de las personas, de los lugares que visita, de los paisajes que le enamoran, y eso es lo que hace de Víctor un fotógrafo especial, un fotógrafo con una sensibilidad que es un verdadero regalo para los sentidos.