Temas

Tiempo de matar

CON JORDI COROMINAS

Tiempo de matar: El italiano de Melilla

El vínculo entre Melilla y Roma se encuentra en una tumba. Un sepulcro, más bien modesto, donde se puede leer: "Cabo Primero Massimo Testa de Andrés, 2 de septiembre de 1994" No es una tumba que llame la atención a primera vista, no tiene nada especial, más allá del misterio que esconde ramificaciones entre España e Italia... Una historia de Jordi Corominas.

CON JORDI COROMINAS

Tiempo de matar: El asesino de los sábados (Mallorca)

Con Jordi Corominas viajamos a la Mallorca de los años 40 y 50 para hablar de los crímenes de Pedro Tudurí Vidal y de un verdugo, el segundo protagonista del relato que se llamaba Florencio Fuentes Estébanez. Una historia que probablemente inspiró a Berlanga para su película 'El Verdugo'.

CON JORDI COROMINAS

Tiempo de matar: El crimen de Ricobayo

El crimen de Ricobayo, que es como se conoció este suceso, tiene muchas aristas. En primer lugar por la leyenda: si sabemos del crimen de Ricobayo es por la fama que adquirió en las canciones o coplas de ciego que se cantaban de pueblo en pueblo, una fama que incluso cruzó el charco. Otro tema es que la leyenda sea fiel a la Historia.

CON JORDI COROMINAS

Tiempo de matar: El crimen de Cappot

Coincidiendo con Sant Jordi, Jordi Corominas recuerda un crimen que sucedió en esta tierra en Cataluña hace ahora casi 20 años. Esto ocurrió en Lleida la noche del 23 al 24 de noviembre del año 2004 y la víctima del asesinato fue una joven estudiante de Derecho, María Isabel Bascuñana, de 21 años de edad.

CON JORDI COROMINAS

Tiempo de matar: Los crímenes de Piedad

Jordi Corominas recuerda un crimen familiar ocurrido en Murcia a finales del año 1965, en lo que hoy es el barrio del Infante, y que implicaba a la familia Martínez del Águila. Eran diez: el padre, la madre, y ocho hijos.

CON JORDI COROMINAS

Tiempo de matar: El crimen del Cristo del Otero

Jordi Corominas narra la historia de un crimen ocurrido en 1907 en la ermita del Cristo del Otero, una iglesia que toma su nombre no del santo a quien está dedicada -San Toribio-, sino del cerro donde está situada: el cerro del Otero, en Palencia, a unos 850 metros de altura. Por el historial truculento de esta ermita, cualquiera podría pensar que está maldita.

CON JORDI COROMINAS

Tiempo de matar: Los descuartizados de la calle Sueca en Valencia

El mapa histórico-criminal de hoy nos lleva hasta Valencia con un caso espeluznante de descuartizados. Cerca de la Estación del Norte, justo al lado de las vías del tren de la ruta hacia Barcelona, se encontró el 30 de junio de 1950 una cesta de paja con un contenido muy macabro: allí dentro había unas extremidades humanas que parecían ser de mujer. O al menos simulaban serlo. Una historia narrada por Jordi Corominas.