Temas

personas

LA ROSA DE LOS VIENTOS

Estos son los tipos de trastorno de apego

En “La Generación de Cristal” de “La Rosa de los Vientos” Lucía Gallardo nos trae el problema del apego, que afecta especialmente a la generación de cristal. Hablamos sobre los tres tipos de apego: las personas ansiosas, las personas seguras y las personas evasivas. Con ellos, a lo largo de las próximas semanas podremos explicar la inteligencia emocional y cómo abordar nuestros sentimientos de manera saludable.

ESTA SEMANA EN 'EL CONSULTORIO'

¿Qué rasgos definen a las buenas personas?

Uno de los rasgos de una buena persona es ser una persona empática. El dolor ajeno no debería ser invisible a los ojos de nadie. La empatía, la humanidad o la solidaridad demuestran que una persona se siente mejor consigo misma cuando se implica en mejorar las circunstancias de su entorno.

Una buena persona también se caracteriza por practicar la sinceridad, aunque hay personas sinceras que también son groseras e hirientes. Las buenas personas, por el hecho de ser empáticas, saben cómo tienen que decir las cosas y respetan las emociones de los demás. El corazón de una buena persona se nota incluso en sus palabras y en la forma que tiene de hablar de los demás.

Otra de las características de las buenas personas es que también dedican parte de su vida a realizar actos positivos y bondadosos. Las acciones igual que las palabras son un efecto de los sentimientos del corazón. Una buena persona se define a sí misma a través de los hechos.

También suelen tener unas escalas de valores muy firmes que suelen cumplir a rajatabla. Son personas optimistas, soñadoras e idealistas que intentan vivir de una forma positiva tanto a nivel individual como social.

Una buena persona es aquella en la que puedes confiar de verdad. Incluso en el caso de no tener mucha confianza, es una persona responsable que no juega con los sentimientos de nadie.

Y, por último, otro de los rasgos de las buenas personas es que suelen ser humildes. Es decir, nunca se sentirán superiores a los demás ni mirarán a nadie por encima del hombro.

No necesitan demasiadas cosas para vivir: ni lujos, ni dinero, ni reconocimiento. Son personas sencillas que se sienten la mar de felices disfrutando de un bonito atardecer, despertándose con sus seres queridos o dando un paseo por la playa. Valoran que en la sencillez de la vida es donde se encuentra la auténtica felicidad. (Información consultada en www.psicologia-online.com).

En 'Más de Uno Marbella' hemos hablado con nuestro psicólogo de cabecera, Buenaventura del Charco, sobre qué es ser una buena persona. Puedes escuchar la entrevista aquí, en el audio adjunto.