Temas

editorial

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Más cosas buenas que la pandemia dejó en Marbella

La vivienda de uso turístico se consolida en Marbella. Era importante este 2022 para sacar conclusiones fiables, el año de la vuelta a la normalidad después de dos de pandemia en los que precisamente, y como ya se explicó varias veces, ese tipo de alojamiento para veraneantes terminó de afianzarse.

Así que podría decirse que aumenta el listado titulado “Cosas buenas que nos dejó el COVID”. A la seguridad que los turistas buscaban entonces en esos apartamentos o casas le suceden ahora su intimidad y la privacidad.

Y aquí en Marbella triunfan por encima de los demás las estancias de cierto nivel: villas con piscina o apartamentos en primera línea de playa; eso sí, siempre de carácter familiar. Todo ello con el condicionante de que los precios han subido. Así, resulta que hay menos ocupación, por ejemplo, que en Málaga capital, pero el gasto medio es mucho mayor, que al final es la clave para la economía local.

Evitar la masificación y tener más beneficios. Calidad en lugar de cantidad. Justo, por cierto, uno de los argumentos con los que la ciudad ha ido a FITUR.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Pues algo mejor si que está la sanidad

El turismo, protagonista estos días desde la capital de España, deja paso hoy a la salud pública en la cabeza de la actualidad marbellí. Aunque están relacionados; del buen estado del segundo depende en parte el primero y como quiera que nuestra economía se sustenta en él, pues otra razón más para cuidar la sanidad.

Y algo se está cuidando últimamente en Marbella. Por lo menos, en comparación con hasta hace nada. No es que sea para tirar cohetes tampoco, que el mero hecho de tratarse de esta ciudad debería dar para que lo que se vislumbra en un futuro a corto plazo lo tuviera desde hace mucho. Pero como tampoco se puede retroceder en el tiempo, pues habrá que ver eso, lo que viene por delante.

El inicio de las obras del centro de salud de Las Chapas lleva aparejado eso de cumplir con la ratio famosa de uno por cada 25.000 habitantes. Otra cosa es la distribución geográfica. Y ojo, porque al haber sobrepasado los 150.000, habría que empezar a pensar y programar en un séptimo ambulatorio.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Si se quedan, no son turistas

Llega la primera cita importante del año para un lugar como Marbella. La atención está centrada desde hoy, con un aperitivo servido anoche, en Madrid. El turismo mundial se concentra en la capital de España.

Y la ciudad está allí mostrando su poder. Lo hace con un lema, “Marbella, el lugar que siempre soñaste para visitar, para quedarte”, que está bien en su propósito: atraer a cuanta más gente mejor y si se quedan de por vida, aun más, claro. Pero si se analiza a conciencia, en profundidad, puede llevar a la contradicción por lo que el vocablo “turismo” significa.

Subrayada la anécdota, y yendo al contenido, entre las joyas del escaparate no estarán las playas. Quizá alguna de la parte este del municipio sí pueda presentarse como atractivo. Pero el resto no. Para eso harían falta los espigones que nunca llegan.

Ayer se mostraron las 10.000 firmas que el PP ha recogido para presionar al Gobierno de la nación. En un chiringuito, en un día de temporal, amenazando las olas con hacer de las suyas. Como si estuviese todo perfectamente guionizado. Pero nadie sabe cómo termina la película. O sí, en el peor de los casos.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Hay poblaciones de hecho y de varios derechos

Marbella es a todos los efectos un municipio de más de 150.000 habitantes. Ya no hay duda.

Lo era de hecho desde hacía muchos años, gracias en gran parte a su conocida y nutrida población extranjera. Hablamos siempre de una media anual. Huelga decir que en verano, el número se multiplica.

Con las campañas de empadronamiento, del beneficio de hacerlo, emprendidas por el Ayuntamiento, se había logrado en los últimos ejercicios que muchos de esos residentes o vecinos pasasen también a ser de derecho modalidad A y así el padrón municipal reflejaba un número superior.

Pero faltaba que el Estado lo considerase igualmente. Y aquí estaba, y está, el problema; que el censo, lo que refleja el INE, solo se mide un día al año; el 31 de diciembre. Derecho modalidad B.

Estaba el problema, en pasado, porque también, como decíamos al principio, se ha rebasado la barrera de los 150.000; está el problema, en presente, porque sigue sin reflejar la realidad de la población empadronada, la otra de derecho a la nos referíamos: 150.725 dice el censo; 161.860 dice el padrón en este enero.

¿Por qué no se actualiza el censo tanto como el padrón? Primero, porque es más complicado. Segundo, porque probablemente no interese.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Una preocupante tendencia

Han sido complicados estos dos últimos años para los bomberos de la Costa del Sol. Han tenido más trabajo de lo habitual. No había habido fuegos de tanta magnitud en el último decenio. Curiosamente el último similar a los tres grandes incendios declarados entre 2021 y 2022 fue en 2012, el ejercicio que cerró los diez años anteriores. Lo recordarán seguro. Al igual que, sobre todo, el de Sierra Bermeja y los de Pujerra-Benahavís y de Sierra de Mijas.

Preguntados los profesionales acerca de las razones, algunas son las que pudiera pensar cualquiera: la meteorología actual. O cambia, o mal vamos, para que lo entiendan rápidamente.

Pero hay más, algunas ciertamente curiosas; una la podríamos denominar la involución de la evolución; cómo el paso de los años está propiciando la desaparición de ciertas actividades antaño muy habituales en los campos y los montes, que evitaban los fuegos.

Del pastoreo va la cosa. Del poco que hay ya, lo que provoca que la vegetación esté estresada.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Los famosos (y necesarios) asfaltados de Marbella

Los asfaltados de las calles en Marbella son ya famosos. A menudo, por no decir siempre, desde que se reinstauró la normalidad en el Ayuntamiento, o sea, desde 2007, se han interpretado en la oposición como una medida de ésas que sus contrincantes, el Gobierno local, intenta que le entren por los ojos al ciudadano. También se han interpretado como electoralistas por la cercanía en muchas ocasiones con unos comicios.

En el Ejecutivo han replicado todas las veces con la necesidad de esos trabajos, por el mal estado del pavimento y también de las aceras. Para asentar el argumentario, esta ocasión ha añadido una razón más: cuanto más nuevo es el asfalto y dando por hecho que cada vez es más, vamos a decir, “moderno”, mejor para los vecinos de esas calles, porque amortiguan el molesto pasar de las ruedas; hacen menos ruido los coches que transitan por él, para entendernos.

Y así, entre final de 2022 y principio de 2023 se están “modernizando” 150.000 metros cuadrados de calzadas, entre calles, avenidas, plazas, paseos, etc., de los cinco distritos en que se divide administrativamente Marbella. Como curiosidad, los dos últimos que verán renovadas sus calles, serán los dos del centro urbano.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. El cambio de una marca tan o más conocida que Marbella

Once días llevamos de año y ya tenemos una noticia que estará a buen seguro en el resumen “Lo mejor de 2023” que les radiaremos el próximo 29 de diciembre, que será el último día del ejercicio que compartamos con ustedes.

Engrosa además el capítulo de “Marbella es la única”. A cuenta esta vez de lo que posiblemente sea su emblema más internacional, que constituye, o constituiría si no lo hace ya, una marca por sí mismo con más atracción incluso que la propia ciudad. A pesar de lo cual y como si fuera un estadio de fútbol o el propio festival Starlite, por mor de un acuerdo comercial, amplía su nombre.

Que Puerto Banús deje de llamarse así a secas ya es, decíamos, una de las noticias del año. Y lo será más según se compruebe si el adjetivo o complemento del nombre da sus frutos o no los da. Lo será en cualquiera de los casos; para bien o para mal. A priori, no era necesario. Hay señas de identidad tan potentes que un simple maquillaje puede griparles el motor.

Veremos.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. La que nos espera

Terminaron las fiestas navideñas y se acabó la paz y la tranquilidad en el campo de batalla de la política marbellí. Suena a tópico pero es que ha sido así. También tendrá que ver, intuimos, la cercanía de las elecciones municipales.

Primera Junta de Gobierno Local en el Ayuntamiento y crítica del Ejecutivo local al central, o sea, del PP al PSOE, a cuenta de las bonificaciones del Estado para que coger el autobús sea más barato. Que ha llegado al final del año y que perjudica a la ciudad.

Primera comparecencia pública del líder de la oposición en el Ayuntamiento, que además ha sido en esta casa, y que si el caso del marido de la alcaldesa, y que si el Ayuntamiento está en bancarrota virtual porque llega el momento de pagar todo lo que se debe.

Ayer era, solo, el 9 de enero.

La que nos espera.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Distintas formas de encarar una nueva etapa

Dos importantes colectivos de Marbella echan a andar este comienzo de año con aires renovados en un caso y medio renovados en el otro.

Notables, decimos, porque aglutinan a un buen número de personas; las que componen los más de 300 negocios entre el centro urbano y San Pedro Alcántara.

Son APYMEM y APYMESPA. El primero renovado casi todo él en cuanto a sus responsables. El segundo es que lo ha hecho a medias.

Otra diferencia se atisba en las primeras impresiones sobre las necesidades que trasladan: APYMEM mira hacia dentro; APYMESPA lo hace hacia fuera.

No parece tan difícil.