Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Temas

cómic

  • Día internacional del color

    La actualidad de Gipuzkoa con Eduardo Yañez

    Gipuzkoa en la Onda 21/03/2019

    Temas del día. Tráfico y tiempo. Día internacional del color: Mikel Herrero Grafittero / Oscar Goñi director del festival del cómic de Donosti. Tertulia de ciudadanos especial desde el Grupo Delta. Boletín informativo. Avance Regional. Tertulia de ciudadanos. Basar-Bolsa. Festival de flamenco. Noticias del mediodía. Deportes. Música.

  • Torpedo. Relatos 1

    Reseñamos 'Torpedo 1936. Los Relatos', que edita Panini Cómics

    Relatando a Torpedo

    Cuando me pongo a pensar en mi adolescencia temprana, a principios de los 90, hay dos cosas que me vienen a la cabeza: los chándals de táctel y las revistas eróticas. Llevar aquellas prendas que combinaban colores imposibles dejó tocado para siempre a más de uno, y no es de extrañar que el de táctel se estandarizara después como el chándal yonki. En cuanto a las publicaciones eróticas, eran en ese momento la única posibilidad que muchos adolescentes con las hormonas disparadas teníamos para ver muchachas ligeras de ropa. Bueno, esas y los catálogos de Venca que nuestras sucias mentes hacían que viéramos como auténticos objetos de deseo y perversión. Para todos aquellos que estén entre los 18 y los 25 años, les daremos un dato: en 1994 apenas había 20.000 ordenadores conectados a Internet en España, así que el acceso a material erótico era entonces más que complicado. Y a todos aquellos que estén entre los 30 y los 50 les daremos otro dato: los relatos de Torpedo de los que vamos a hablar hoy se publicaron en la década de los 90 -y entre otras revistas- en Playboy, aunque los ignoraras por completo en su momento.

  • Batman La Secta Portada OKOKOK

    ECC Cómics publica Batman: La secta dentro de su colección Grandes Autores

    Miedo y asco en Gotham

    En la primavera del 89 todos fuimos Batman. Ninguno nos quedamos al margen de la increíble maquinaria que se puso en marcha. Sinceramente, no recuerdo una campaña publicitaria tan jodidamente descomunal como aquella, bueno quizá Parque Jurásico cuatro años más tarde. Yo tenía 11 años, y por supuesto que fui al cine. No tenía ni idea de quién era Tim Burton, ni falta que me hacía, tenía mis piruletas de Batman, que te pintaban la lengua de negro, mi camiseta de Batman y mi cinturón de Batman casero con algún que otro bat-gadget, que me elevaban a la categoría de semidiós. Y allí estábamos todos, haciendo lo que nos habían grabado a fuego durante las últimas semanas, como en una secta. La versión cinematográfica cimentó el renacimiento del hombre murciélago que años antes resucitó Frank Miller con El Regreso del Caballero osuro. El cómic que hoy os presentamos se publicó en España unas semanas antes de la proyección, por la editorial Zinco en una miniserie de cuatro números en formato prestigio a 475 pesetas cada uno. ¡Qué viejos somos, copón!

  • Reseñamos 'Cautivo', que edita Spaceman Books

    Viajero a su pesar

    Todos hemos sentido en alguna ocasión, y con mayor o menor intensidad, esa necesidad imperiosa de escapar. De huir del lugar en el que estamos, de poner tierra de por medio. Un impulso que, en la mayoría de los casos, acabamos controlando. Lo que quizá no sepan es que hay personas que son incapaces de refrenar esa sensación. Que simplemente comienzan a andar durante semanas, meses e incluso años al verse invadidos por la necesidad de viajar. Un tipo de trastorno que los psicólogos estudiaron en su momento y que bautizaron con distintos nombres: dromomanía, automatismo ambulatorio o turismo patológico. Cautivo recoge la historia de Jean-Albert Dadas, el primer “viajero a su pesar” diagnosticado, un cómic que en nuestro país publica Spaceman Books.

  • Kick-Ass 3. Portada

    Reseñamos la tercera ¿y última? entrega de la saga creada por Mark Millar

    Kick-Ass 3

    Toda historia se caracteriza por tener una presentación, un nudo y un desenlace. Kick-Ass vio la luz en Estados Unidos hace ahora ya siete años (2010 en España); se lío en un nudo bastante gordo en la segunda parte, publicada hace tres en nuestro país, y tiene su desenlace definitivo (o no) con la publicación de su tercera parte en nuestro país. Termina así una saga que ha hecho de su creador, Mark Millar, una auténtica máquina de hacer dinero. Desde que salió el primer número de Kick-Ass, ha habido recopilaciones, ediciones internacionales, dos películas, dos videojuegos, muñecos articulados, disfraces y hasta dispensadores de caramelos pez. Todo para engordar la cuenta corriente de un tipo que ya cuenta con su propia editorial: Millarworld. A través de este sello Millar gestiona sus nuevos títulos y también las adaptaciones de sus cómics al cine (la más reciente Kingsman, servicio secreto). Pero esto es algo de lo que ya os hemos hablado muchas veces, en las reseñas que hemos dedicado a títulos como Superior, 1985, Lobezno: el viejo Logan o Los 4 Fantásticos. El maestro de Muerte. Así que como ya nos sabemos la vida y milagros de este prolífico guionista, vamos a centrarnos en la obra que hoy nos ocupa.

  • Un poco de madera y acero. Portada

    Planeta Cómic recupera ‘Un poco de madera y acero’ de Chabouté un poco

    Historia de un banco

    Sin palabras. Así es como me dejó este cómic. 336 páginas y ni un solo bocadillo. Ni falta que le hace. Hace tiempo que oí algo así como que los humanos nos complicábamos demasiado. Desde entonces hago esfuerzos por simplificar mi vida en todos los ámbitos, seguramente con muy poco éxito en la mayoría de ellos. Me dejo envolver por este mundo a la velocidad de la luz y sin venir a cuento, de repente, tropiezo con la historia de un banco, podría ser uno cualquiera, y es curioso porque sin decirme ni una sola palabra me lo está mostrando todo. Y me siento tan estúpido que vuelvo a pensar que los humanos nos complicamos demasiado.

  • Dead Body Road. Portada

    Reseñamos ‘Dead Body Road’, que edita Planeta Comic

    Venganza sobre ruedas

    Los hombres implicados en la muerte de su mujer deben morir. Todos. Sin excepción. La sinopsis del cómic que os traemos hoy es la mejor manera de hacerse una idea de lo que podréis encontrar si decidís haceros con este Dead Body Road. Una historia de venganza que, como su propio nombre indica, transcurre en buena parte por una carretera al más puro estilo Mad Max y para mayor gloria del italiano Matteo Scalera, que dibuja unas escenas de persecuciones que son lo mejor del cómic.