SOSPECHOSO

Sabino Méndez: "Cambiamos el mundo para intenta hacerlo a nuestra medida"

Nuestro sospechoso de domingo, Sabino Méndez, reflexiona en Por fin no es lunes sobre los cambios que se producen en la sociedad y nuestra forma de adaptarnos a ellos.

ondacero.es

Madrid | 22.01.2023 11:48

Esta semana se ha conocido que la NASA ha lanzado al espacio un nuevo telescopio especializado en buscar posibles formas de vida y mundos nuevos pero, en este mundo actual donde los cambios de todo tipo (tecnológicos, políticos, de costumbres) son cada día más acelerados, quizá no haya que irse tan lejos para encontrar mundos nuevos sino que igual están aquí, a la vuelta de la esquina. Eso sí, sobre todo para no dejarnos impresionar por las novedades, hay que estar atentos a si serán mundos tan diferentes o si estaremos tratando los viejos problemas de siempre con nuevos medios, modos y maneras de abordarlos.

El mundo está inmerso en una continua metamorfosis donde no dejan de surgir nuevas ramificaciones de la sociedad hacia nuevas tendencias, culturas, costumbres y modos de vivir. Nunca podremos estar en el mismo mundo que nacemos cuando tengamos una edad considerable, pero el punto en común podría ser la forma de ver el mundo.

Sabino Méndez opina que podría ser "excesivo" denominar a estos cambios un mundo nuevo porque ya ha pasado en otros momentos de la vida y no solo en el siglo XXI. Por ejemplo, cuando se instauró el vehículo de explosión o el teléfono. Además, cada vez se encuentra con más gente y amigos que se quejan de la incapacidad de adaptación a estos cambios "porque se han olvidado disfrutar algo que es muy importante, y es el hecho de darnos cuenta que, aunque no nos acordemos, el mundo de nuestra juventud seguro que era entrañable pero era mucho más feo".

"Nosotros mismos, al fin y al cabo, lo que hemos hecho es cambiar ese mundo para intentarlo hacer más a nuestra medida" como cambio ideológicos y tecnológicos que "hicimos voluntariamente, de mutuo acuerdo, con consensos y debates, y con polémicas tan afiladas como las que se dan hoy en día. ¿Conseguimos un mundo perfecto? No, ¿Conseguimos un mundo mejor? Bueno, eso ya sería discutible pero, en cualquier caso, yo creo que no se pueden negar que se han mejorado muchas cosas" aunque sin imaginar la mayoría de efectos que ese mundo conllevaba, expone el compositor.

Para ello, pone un ejemplo que tenemos muy presente hoy en día, el Internet. Este avance iba a servir para "democratizar la cultura y extenderla por todo el globo", pero nadie imaginaba el "sumidero de insultos, ofensas, fanatismos en que se han convertido una parte de las redes sociales". "Buscábamos la aldea global y lo que encontramos fue el globo aldeano", asiente.

Para Sabino Méndez, los cambio tienen sus pros y sus contras pero cree que "nos hemos de fijar un poquito en la media, en el balance entre ambas cosas y en fijarnos en cuáles de esos cambios hemos participado, si era eso lo que buscábamos, si son parte de nosotros, pero sobre todo el mérito de decir: oye, en cierto modo lo hemos conseguido". Además, puntualiza la importancia que tiene en la búsqueda de mundos nuevos "la capacidad de maravillarse" porque "ese sentimiento crepuscular frente a los mundos nuevos nace de que confundimos de alguna manera nuestro crepúsculo físico, nos hacemos mayores, con un crepúsculo general".

Y todo esto no es nuevo, hay autores como Samuel Johnson en 1777, el redactor del primer diccionario de habla inglesa, que dice: "tenemos tendencia a transferir a cuanto nos rodea nuestra propia pesadumbre, sin reparar en que en cualquier momento determinado del tiempo seguramente existe en el mundo la misma juventud, la misma alegría que en cualquier otro".

"Mis amigos se quejan de lo raro que es hoy el mundo y se olvidan de disfrutar el logro maravilloso que ha sido, precisamente, estas generaciones los que hemos conseguido avanzar estos límites de las costumbres hasta esa variada, libertad y diversidad actual. Así que el mundo seguirá girando".