JAIME NOVO Y SUS COSAS

De cuando los Beatles estuvieron a punto de protagonizar "El Señor de los anillos"

Se están cumpliendo 20 años del estreno de "El Señor de los anillos" en los cines y, Fíjate tú, The Beatles estuvieron a punto de protagonizarla en 1968.

Jaime Novo

Madrid | 16.05.2021 07:21

El año y la década lo dicen un poco todo: 1968. Digamos que en aquella época se hacían cosas que podían parecer buena idea en el momento, dejándose llevar por la euforia y por otras cosas que abundaban en esos años y al final surgían cosas que el tiempo demuestra que, igual no eran buenas ideas.

Pongamos las piezas sobre la mesa: un director de cine: Por un lado, Stanley Kubrik, ya muy conocido y encumbrado por su Odisea en el espacio, en busca de una buena historia para llevar a la pantalla. Por otro lado, un historión que estaba dando mucho que hablar: los libros de J.R.R. Tolkien ”El Señor de los anillos”, pero faltaba una tercera pata para ese proyecto: personajes muy conocidos que fueran capaces de interpretar a los protagonistas.

¿Quiénes eran muy conocidos en 1968?, pues The Beatles.

Ya habían protagonizado algunas películas pero estaban de retiro espiritual en la India y tenían la cabeza en otras cosas, así que, consciente de que no iban a dedicarle mucho tiempo a la lectura, el productor les dio a cada uno un libro de Tolkien: John leería “La hermandad del anillo”; Paul, “Las dos torres” y George, “El regreso del rey”. Ringo, algo más delicado que el resto, tuvo que volverse de la India un poco antes porque no podía con el curry.

Los papeles estaban decididos

Parecía que las cosas estaban claras desde el principio. George Harrison iba a ser Gandalf, a Ringo le había tocado Sam, McCartney iba a ser Frodo y Lennon, Gollum, porque, imagino, “Mi tesoro, mi tesoro” suena casi igual que “Yoko Ono, Yoko Ono”. El propio John Lennon, que era el más entusiasmado con la idea, llegó a ofrecerse para componer la banda sonora.

McCartney interpretaría a Frodo y Lennon sería Gollum

Finalmente, Paul McCartney, con la cabeza un poco más asentada que el resto, fue el que no terminaba de verlo claro, aunque le había tocado Frodo, uno de los mejores papeles. El proyecto no salió adelante a pesar de que tanto Stanley Kubrik con John Lennon estaban muy ilusionados.