POR FIN NO ES LUNES

La primera película censurada después de la dictadura

Alejandro Alvarado y Concha Barquero, comunicadores audiovisuales de profesión y vocación, presentan Descartes en 'Por fin no es lunes'. Fascinados por la historia de Rocío, una película censurada tras la muerte de Francio, decidieron crear un cortometraje en el que exhibirían fragmentos inéditos de aquel controvertido documental.

ondacero.es

Madrid | 29.01.2022 14:04

Intentando hacer pocos spoilers, al final no todo les sale bien a los protagonistas de El club de la lucha. Al menos no sucede así en una reciente versión china de esta película de 1999. Y es que una plataforma de contenido online del gigante asiático ha incluido la cinta de David Fincher a su catálogo, pero con un importante cambio en su final.

Evidentemente no es la primera vez que China censura una película, ya sea modificando su contenido o prohibiendo su estreno y distribución. Es lo que tienen los regímenes no democráticos. Y de esto en España sabemos mucho. Durante los casi cuarenta años de dictadura franquista, la censura cinematográfica fue una constante. Incluso en los años posteriores a la muerte del dictador hubo películas, como El crimen de Cuenca, que tuvieron problemas para estrenarse por su contenido.

Rocío, un documental sobre la romería de El Rocío, fue la primera película secuestrada judicialmente en España tras la muerte de Franco y la aprobación de la Constitución de 1978. Dirigida por Fernando Ruiz Vergara, este documental aborda el fenómeno de El Rocío desde diferentes perspectivas. Entre ellas, las bases económicas y de poder de la devoción y la relación de algunas hermandades con la represión franquista durante los primeros meses de la Guerra Civil.

Llama la atención el hecho de que todavía hoy resulta imposible ver en salas la copia original de Rocío, un suceso que denuncian, entre otros, los cineastas e investigadores Alejandro Alvarado y Concha Barquero. A través de su cortometraje Descartes han impulsado la recuperación de esta película censurada.

El documental censurado

Rocío fue rodada entre 1976 y 1978 bajo la dirección de Fernando Ruiz Vergara y el guion de Ana Vila. Su estreno tuvo lugar en 1980, amparado por el aplauso de la crítica. De hecho, el propio ministerio de Cultura seleccionó la cinta para el Festival Internacional de Cine de Venecia de 1981.

Sin embargo, la inclusión de los testimonios de un vecino de Almonte en los que señalaba a José María Reales Carrasco,​ alcalde de la localidad durante la dictadura de Primo de Rivera y fundador de la hermandad rociera de Jerez de la Frontera,​ como responsable del asesinato de cien vecinos durante la represión,​ supuso la interposición de una denuncia por injurias graves, así como por escarnio a la religión católica y ultraje.

Así, el 8 de abril de 1981 un juzgado de Instrucción sevillano prohibió la exhibición de la cinta en Cádiz, Huelva y Sevilla. Dos meses después, el secuestro se extendió a toda España, generándo una polémica que llegó incluso al New York Times.

En junio de 1982, se celebró el juicio en la Audiencia Provincial de Sevilla. En el juicio se rechazó el testimonio de diecisiete vecinos de Almonte que ratificaron el aparecido en el documental. Ruiz Vergara fue condenado a dos meses de arresto y a pagar una indemnización de 10 millones de pesetas en concepto de responsabilidad civil, por un delito de injurias graves contra José María Reales. Además, se prohibía la proyección de la película a menos que se suprimieran las alusiones a Reales de la cinta. Aunque Ruiz Vergara recurrió al Supremo, este ratificó la sentencia.

Se ha contado de Ruiz Vergara que esa sentencia partió su vida y su carrera cinematográfica, que le hizo abandonar su profesión y su país.

Los descartes de 'Rocío'

Fascinados por la historia de Rocío, hallaron en la Filmoteca Española doscientos sesenta rollos de imágenes que quedaron fuera del controvertido documental. Decidieron crear una pieza de veintiún minutos llamada Descartes debido a que en ella exhibían fragmentos inéditos en "un gesto de resistencia".

"Se trata de intentar recuperar hasta la última parte de la película para que sea un recordatorio continuo", han defendido.

Por el momento, tanto Alejandro como Concha prosiguen exitosamente con la labor reivindicativa. A finales de octubre proyectaron Descartes en el festival de cine DocLisboa junto con la versión íntegra de Rocío.

Alejandro Alvarado y Concha Barquero (Málaga, 1975) forman tándem personal y profesional desde 2001. Licenciados en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Málaga, se especializan respectivamente en documental creativo y guion en la Universidad Autónoma de Barcelona.