POR FIN NO ES LUNES

El instituto madrileño IES Las Musas lanzará al espacio un nanosatélite

En 'Por fin no es lunes' hablamos con Víctor Barbero, el jefe de estudios y profesor de Tecnología del IES Las Musas, el primer instituto europeo en lanzar un nanosatélite al espacio. Asimismo, hablamos con Germán Gómez y Sandra Sanz, dos alumnos involucrados en dicho proyecto.

ondacero.es

Madrid | 09.01.2022 12:34

Hasta ahora conocíamos nueve musas, hijas de Zeus y Mnemosine y patrocinadoras de las artes, pero hoy descubriremos a una décima musa "de las estrellas". La décima musa no es hija de dioses, sino que nace de un Instituto público de Madrid que lleva por nombre ‘Las Musas’ y que también se ha convertido en inspiración porque será el primer instituto europeo en lanzar un nanosatélite al espacio.

En 'Por fin no es lunes' hablamos con Víctor Barbero, el jefe de estudios y profesor de Tecnología del IES Las Musas que trabaja junto a los alumnos en el proyecto espacial, así como con Germán Gómez y Sandra Sanz, dos alumnos involucrados en dicho proyecto.

Rumbo al espacio

La historia del proyecto del IES Las Musas no tiene nada que envidiar a los mitos. Todo empezó con una llamada de teléfono: a un lado, Las Musas y al otro, la embajada israelí en España que proponía un proyecto pionero de más de un millón de euros.

El centro educativo no se lo pensó e inmediatamente envió un correo electrónico a todo el alumnado de 4º de la ESO para proponerles su participación en el proyecto."Se apuntaron veintiséis alumnos, y a pesar de que con el nuevo ciclo algunos alumnos han cambiado de centro, este año hemos sumado nuevas incorporaciones hasta conformar un equipo de veintinueve alumnos", ha explicado Barbero.

Desde entonces, la doctora Ana Heller, la astrofísica que impulsó el desarrollo de los nanosatélites en Israel, ha guiado a casi treinta jóvenes apasionados del espacio, hacia el diseño del nanosatélite de Las Musas, bautizado como SpYsat Urania en honor a la musa de la astronomía. Aprovechando las dos horas semanales de la optativa de Tecnologías de la Información, el centro se conecta a una videollamada con la astrofísica para que les indique los procedimientos a seguir.

"Al principio parecía un poco locura pero lo cierto es que cada vez estamos más cerca de poner el satélite en órbita", reconocía el profesor de tecnología.

No obstante, todavía queda trabajo por delante. Se deben concretar aspectos como el lugar del lanzamiento del satélite que, "probablemente, estará condicionado por la órbita del satélite". Asimismo, explicaba el profesor, continúan a la espera de recibir nueva financiación para poder llevar a cabo todas las investigaciones.

"Esperamos conseguir presupuesto para que el satélite sea de tres unidades y así pueda albergar dentro experimentos de dinámica de fluidos y de microbiología aprovechando la falta de gravedad", ha señalado Barbero.

El futuro en sus manos

Germán Gómez y Sandra Sanz fueron dos de los alumnos que se implicaron en el proyecto cuyo resultado final aspiran a ver "en torno a mediados del 2023", el momento en el que probablemente se produzca el lanzamiento.

Ambos han reconocido haber sentido una inclinación hacia las materias espaciales desde la infancia, pero también han querido recalcar que, más allá del ámbito científico, lo transversal de un proyecto de estas dimensiones les ha ayudado a corroborar o descubrir nuevas vocaciones.

"Siempre me ha gustado el mundo del espacio y de la tecnología y, aunque todavía no sé con certeza qué es lo que quiero estudiar en la universidad, sé que mis estudios estarán orientados al mundo tecnológico", ha confesado Germán.

Por su parte, Sandra ha explicado que, aunque "la astronomía" siempre le ha interesado, ha descubierto que quiere orientar sus estudios al marketing debido a que le "ha gustado mucho" el trabajo de marketing que ha desarrollado junto a su equipo para con este proyecto.

En cualquier caso, por el momento los dos alumnos de diecisiete y dieciséis años respectivamente continúan enfocados en el bachillerato, así como en el nanosatélite que están construyendo. Conforme su trabajo progresa, aguardan el "increíble momento" de ver enviar al espacio su trabajo de años.