30 AÑOS DE CAMARÓN

Cierra ‘El candela’, la cuna flamenca donde se celebró la leyenda del tiempo

En 'Por fin no es lunes' conjuramos al periodista Alejandro Luque junto a Rocío Monge, una de las tres hijas de Camarón de la Isla. El primero, gran amigo del dueño del Candela, nos desvelará la esencia del éxito de este local; y la segunda, aportará el toque artístico con motivo del trigésimo aniversario de la muerte de Camarón.

ondacero.es

Madrid | 15.01.2022 14:09

Camarón, Paco de Lucía, Enrique Morente y todas las grandes figuras del flamenco que se doctoraron en la capital, fueron asiduos de las exclusivas charlas y las artísticas juergas del Candela, un bohemio local situado al final de la calle Calvario, en el barrio de Lavapiés, por cuyas tablas pasaron muchos de los más grandes. Pero como "nada es eterno" -ni los artistas, ni tampoco su propietario-, El Candela echa la llave de manera indefinida.

Dos crisis económicas han amenazado la supervivencia del local tras la muerte de su fundador, Miguel Aguilera, hace más de diez años. Finalmente, el Candela termina su andadura. Ha sido vendido a expensas de comprobar el destino de la casa del duende en la calle Calvario.

Por este motivo, en 'Por fin no es lunes' conjuramos al periodista Alejandro Luque junto a Rocío Monge, una de las tres hijas de Camarón de la Isla. El primero, gran amigo del dueño del Candela, nos desvelará la esencia del éxito de este local que regentó su amigo; y la segunda, aportará el arte que toda obra humana requiere. Porque no debemos olvidar que, pese a las crisis, todo momento es propicio para el arte.

El arte del Candela

Alejandro Luque, redactor de elDiario.es de Andalucía y divulgador en Expo Flamenco, ha compartido sus reflexiones sobre el éxito de este lugar tan "singular" que durante tantos años ha congregado a tantos artistas.

La eclosión del Candela sucedió de forma simultánea a la Movida Madrileña. Eran los tiempos de las cumbres flamencas. Fernanda y Bernarda, Camarón y Morente comenzaron a frecuentar el local. Poco a poco fueron sumándose los demás artistas, flamencos y no flamencos.

"El Candela fue un sitio de convivencia de varias generaciones de artistas: allí se daban cita los viejos flamencos de los años 80 y las nuevas generaciones que después revolucionarían el flamenco", ha explicado apuntando que "tuvieron en El Candela sus sitio de reunión, pero también su laboratorio y su lugar de ensayo".

En el ciclón de los años ochenta, el Candela se convirtió en el gran centro musical y cultural noctívago de todo Madrid. Se popularizaron las partidas de ajedrez entre Morente y Miguelito. Camarón da sus fiestas privadas los días de concierto. No en vano, por su cueva pasaron prácticamente todos los artistas internacionales que entre los años 80 y los 2000 visitaron la capital.

"De la A a la Z o hubo nadie que pasara por Madrid que no recalara allí", ha apuntado el periodista.

La cueva del Candela

El sótano, la célebre cueva, fue uno de los espacios más codiciados del local y es que la intimidad del espacio propiciaba el arte en todas sus formas. Así pues, aunque "el Candela era el lugar más democrático que se puede imaginar" en tanto que permitía el acceso a cualquier transeúnte, el acceso a la cueva requería de constancia y respeto.

"Miguel hacía un control muy estricto en la cueva, pero si uno era constante y sabía comportarse, tarde o temprano, acababa bajando", ha expuesto Luque.

Sin duda, un lugar lleno de memorias, caricias, baile, risas, lágrimas donde, en palabras del propietario, se congregó "todo el arte de España".

No obstante, Luque lo tiene claro, más allá de la cueva y su arte, "la magia del Candela era su dueño: un personaje muy especial, con un sentido del humor único y una cultura muy vasta", ha revelado. "Él era el que conseguía crear esa atmósfera que atraía a los artistas", ha subrayado.

Treinta años de la muerte de Camarón

El 2 de julio de 2022 se cumplirán treinta años del fallecimiento de Camarón. Tres de sus hijos, Luis, Gema y Rocío han publicado un disco homenaje a su padre que lleva por título 'Capitán de mis sueños' y contiene himnos como La leyenda del tiempo, Rosa María, Volando voy, además de un tema nuevo que se ha compuesto, precisamente, para este disco: Capitán de mis sueños.

"Nuestras versiones no son comparables a los temas de mi padre, pero cantar sus temas y adaptarlos a las tendencias de este siglo ha sido todo un lujo", ha confesado Rocío, al tiempo que hablaba de las "miles de sensaciones" que ha experimentado escuchando a su padre.

"Cada vez que lo escuchas, aprendes algo nuevo", ha concluido.