Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

POR FIN NO ES LUNES

El Garabato de Isabel Lobo a Cristina Hoyos: "No querían que fuera artista sino bordadora y, al final, lo ha bordado siendo bailaora"

Isabel Lobo garabatea a la bailaora Cristina Hoyos en 'Por fin no es lunes'. Trazo a trazo, las reflexiones Cristina y las anécdotas de su trayectoria en la Danza, se convierten de pronto en una coreografía literaria. El garabato es una descripción en directo, a mano y voz alzada, que interactúa con los gestos, miradas y palabras propias de cada invitado y que, al contacto con el cortavientos del micrófono, se devuelven a los oídos en forma de homenaje.

Isabel Lobo
 |  Madrid | 20/10/2019

Cada vez que alguien se anima a compartir un momento de su sábado o domingo en 'Por Fin No Es Lunes', se sucede la vida de forma extraordinaria. Este sábado Cristina Hoyos se ha dejado el alma al recordar su trayectoria en los micrófonos de Onda Cero con Jaime Cantizano. Con sigilo, disimulo y con la mano zurda en alto, Isabel Lobo, ha captado así la esencia de una mujer que es referente de la Danza en nuestro país.

"Cristina Hoyos. No querían que fuera artista. Y aprendió a serlo. Y su talento con ella aprendieron a hacerse el uno al otro con el corazón, el alma y después llegaría la técnica.

¡Qué no hay técnica que sin tripas valga!

La expresión. Verbo y port de bra. Por bulería o soleas.

Mirada ahumada y vivaz, siempre con el espejo del camerino en el reflejo del gesto. Gesto y semblante. Y siempre con el 'ole' en el dedo índice al señalar.

En los talones el retumbar. Ya ha perdido la cuenta de los zapatos rotos... De tacones con clavos erosionados.

Cristina Hoyos, si bailar es todo... ¿Qué hubieras sido sin la danza? Dice que seguramente se hubiera dedicado a bordar como avanzaban en el oficio sus hermanas.

Así que hilo y aguja. Detalle, costura a costura. Paciencia en cada movimiento. Armonía en los brazos que abrazan, en palabras, lo mejor y lo menos deseable de la vida. Sin olvidar el dedal para las inquietudes.

Mujer de manos siempre extendidas, con dedos que arañan. Nudillos con más canas que su melena en perfecto moño aflamencado.

¿Lo perciben? Cristina Hoyos, bailaora, maestra, coreógrafa, referente. Siempre a más, paso a paso. Al final lo has hecho: ¡Lo has bordado!"

Seguro que te interesa...

- Cristina Hoyos: "Hace 22 años que estoy operada de cáncer de mama y estoy divinamente"