Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Con Francisco Sierra

Minuto tecnológico: La Inteligencia Artificial, el "efecto fiesta" y los duros de oído

Muchos, yo el primero, escuchamos la radio siempre con una atención especial. Y no sólo Onda Cero por sus magníficos programas e informativos. Lo hacemos con todo porque tenemos algún problema auditivo. Normalmente el uso de cascos nos permite aislar el sonido de la emisora del ruido ambiente de la calle o del coche o de donde estemos.

Francisco Sierra
  Madrid | 01/06/2019

Aislamos el sonido del bullicio. Cuando estamos en bares o sitios llenos de gente el ruido de fondo nos impide entender perfectamente a la persona con la que estamos hablando. Este fenómeno se conoce como el "efecto fiesta" y lo sufrimos todos, pero es más grave para aquellos que necesitan llevar un audífono.

Hace un par de semanas la revista "Science Advances" publicaba que la Universidad de Columbia, ha creado un sistema totalmente revolucionario que consiste en un audífono con Inteligencia Artificial, capaz de leer el cerebro para amplificar en medio del bullicio sólo aquella señal de sonido que realmente se quiere escuchar.

En un trabajo con pacientes de epilepsia, instalaron en la corteza auditiva de sus cerebros unos electrodos que procesaban todos los sonidos. Cada sonido genera una firma eléctrica distintiva. Crearon también un algoritmo con aprendizaje automatizado de Inteligencia Artificial que permitía identificar cual de esos sonidos tenía la misma firma eléctrica que la voz que de verdad les interesaba entender y entonces la amplificaba sobre las demás. Y lograron una precisión media del 91%. Una barbaridad.

Un problema: de momento, el sistema necesita cirugía cerebral pero los científicos creen que en unos cinco años los sensores podrán ser un dispositivo externo que se ponga dentro o sobre el pabellón de la oreja.

El futuro que abre es enorme para los que tenemos problemas auditivos y en general para reducir el esfuerzo auditivo de las personas con audición normal. Mas escuchar y menos oír.