Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Con Francisco Sierra

Minuto tecnológico: El Gran Hermano chino, el control total ya está aquí

Arrancamos año con Amazon líder, como la empresa más valiosa del mundo. Ha superado al resto de tecnológicas en capitalización. A Microsoft que sube al segundo puesto, a Alphabet, la matriz de Google y a Apple que cae al cuarto. Amazon manda en el dato y lo extiende a todos sus productos. Es la esencia de su negocio.

Francisco Sierra |  Madrid |  12/01/2019

En la economía digital, las tecnológicas con el dato dominan el comercio, la publicidad y las comunicaciones y relaciones on line de centenares de millones de ciudadanos en todo el mundo. Con los datos nos conocen mejor en nuestros gustos y acciones que nosotros mismos. Por eso es imprescindible la garantía del derecho a la intimidad y la privacidad de los usuarios.

Pero ¿qué ocurriría si esas empresas además fueran controladas por gobiernos nada democráticos? Pues que el control, además de económico, sería también social. Eso ocurre ya en China donde el estado controla todas las empresas tecnológicas desde buscadores a redes sociales o mensajerías. Y a través de sus datos están creando un sistema de "crédito social" en el que con la información de cada ciudadano, estos reciban puntos en función de sus comportamientos, servicios a la comunidad, premios. Pero también serán penalizados si tienen multas, impagos o actos incívicos. Y por supuesto, de lo que nadie duda, y todos temen, es que tendrán en cuentan también las opiniones en las redes sociales, o su nivel económico o su relación con el Partido Comunista o el propio Estado Chino.

El sistema determinará en función de esos puntos que los ciudadanos sean premiados o castigados. Las derivadas sociales, políticas y económicas que se abren son ilimitadas, pero todas tienen en común una premisa: la pérdida total de la libertad individual y democrática de los ciudadanos. Control físico y digital.

El Gran Hermano Chino dejará pequeño a Orwell.