Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Con Francisco Sierra

Minuto tecnológico: EEUU permite a las telecos vender ya los datos sin pedir permiso

Ya les he comentado que al dato lo llaman el nuevo petróleo de la nueva economía digital. Las grandes tecnológicas como Amazon, IBM, Facebook, Google o Microsoft quieren cuantos más datos, mejor.

Francisco Sierra |  Madrid |  Actualizado el 30/07/2018 a las 11:26 horas

Pero hay un sector que tiene, incluso, más datos de nosotros que las empresas citadas. Son las compañías de telecomunicaciones. Telefónica, Vodafone, Orange o Deutsche Telekom, en Europa. Y Verizon, Comcast o ATT en los Estados Unidos. Estas compañías nacieron con su actividad telefónica originaria pero ahora mismo lo saben todo de nosotros. Dónde estamos, con quién hablamos, cuánto tiempo y con quién. Y además cómo navegamos, en qué consumimos nuestros datos, qué aplicaciones nos descargamos o qué programas vemos en sus televisiones de pago.

Pues bien estas empresas se encuentran bajo legislaciones donde la protección de la privacidad de los usuarios era sagrada y muy vigilada. Por eso reclaman que Bruselas obligue a los Google y Facebook también a tener las mismas garantías de protección de datos que las que tienen ellos. Y en eso están los legisladores. Igualar por arriba, en defensa del ciudadano.

Muy distinto es en Estados Unidos. Allí las garantías que existían de la era Obama han sido eliminadas esta semana por el Congreso. Ahora no sólo no se imponen garantías a las nuevas, sino que se eliminan las que existían para las telecos que ya podrán vender también los datos o los historiales de navegación sin necesidad de pedir permiso antes a los usuarios . Igualan por abajo.

En juego miles de millones de dólares en publicidad.

Y en riesgo, la derivada que supone el que se sepan cuestiones tan intimas como la ideología, religión, o la orientación sexual de un ciudadano.

Un mal uso es posible. Y el Gran Hermano de Orwell es una oscura tentación para políticos sin escrúpulos.