Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN MÁS DE UNO

La previsión del tiempo para la Semana Santa, con Roberto Brasero

Roberto Brasero asegura en Más de uno que puede llover el jueves y viernes santo. "Hay un 70 % de probabilidad de que llueva el jueves santo", asegura. En zonas de Almería y Alicante es menos probable que llueva.

Roberto Brasero | EFE

La semana que viene comenzará marcada por el "paso sucesivo de varios sistemas frontales" que atravesarán de oeste a este la Península y que el lunes y martes dejará lluvia en zonas de Galicia, meseta norte, Cantabria, Asturias y centro peninsular, y menos probable cuanto más al sur y sureste del país; las temperaturas iniciarán un descenso generalizado.

Entre el miércoles y Jueves Santo, los pronósticos apuntan a una repetición de días previos, con la entrada de otro frente atlántico por el noroeste peninsular con precipitaciones se irán extendiendo de oeste a este y acompañadas de tormenta.

A lo largo del jueves casi cualquier punto de la Península se podrá ver afectado por las lluvias. Esos días las temperaturas ascenderían antes del paso del frente para volver a "caer de forma acusada" tras su paso, y, por ejemplo, en ciudades como Madrid, entre el jueves y el viernes, los valores descenderán 9 grados, pasando de 28 grados el miércoles a 17 el jueves.

En Sevilla se pasaría de los 29 grados, también el miércoles, a los 21 del jueves, mientas que en Ávila los termómetros bajarán de 21 grados el miércoles a 14 grados al día siguiente, ha detallado del Campo. En las Islas Canarias persistirá la posibilidad de alguna lluvia ocasional en el norte de las islas de mayor relieve.

El Viernes Santo y Sábado Santo, aún con mucha incertidumbre respecto a la evolución atmosférica, las predicciones señalan un tiempo ligeramente inestable en áreas del norte peninsular con tendencia a estabilizarse en el resto del país y temperaturas que iniciarían un paulatino ascenso.