VIVA EL VINO

Raúl del Pozo: "Volvió el chupinazo de San Fermín, la fiesta más salvaje de todas las fiestas"

Raúl del Pozo dedica su comentario en 'Más de uno' a los San Fermines, que vuelven a celebrarse esta semana después de dos años de pandemia.

Raúl del Pozo

Madrid | 08.07.2022 10:28

Después de dos años de pandemia volvió el chupinazo de San Fermín y el encierro de 2 minutos 35 segundos con las carreras por la calle de la Estafeta, la curva de Mercaderes, el callejón y la plaza.

Mozos vestidos de blanco y con pañuelos rojos. Nueve días, de 7 al 24 de julio, en la fiesta más salvaje de todas las fiestas.

En el encierro de ayer una niña perdió medio dedo en el montón. Hoy ya salieron los seis cabestros guiando a los toros bravos de la ganadería de Fuente Imbro. Hubo seis heridos, ninguno por asta de toro. Mueren más gente en la construcción, que en San Fermín. En toda la historia 16 personas han perdido la vida desde 1911.

Los radicales de la aberchalalada son más peligrosos que los toros: atacaron al alcalde de Navarra con escupitajos y empujones y hubo tres policías heridos.

San Fermín era gabacho, nació en Pamplona y en la Galia fue degollado por los romanos. En desagravio le cantan jotas en la procesión. Hieren al amanecer laitas, chistus, tambores y “Riau-riau” de los de 200.000 habitantes, un millón de guiris y un pelotón de antitaurinos que gritan que en ese rito prehistórico se ejecutan 48 toros.

Pío Baroja, los consideraba la fiesta de sangre de un pueblo rudo y fanático. Hemingway tenía las entradas en la mesilla de noche cuando se pegó un tiro en la boca. Estuvo en San Fermin diez veces, una vez con Dos Passos y con cuatro esposas, cada una más rica aue la anterior.

Querido Carlos, propongo que brindemos por San Fermín con una copa de Príncipe de Viana, rosado garnacha, en recuerdo aquel rey de Navarra al que su padre Juan II de Aragón le negó la corona y posiblemente lo envenenó. ¡Viva el vino!