Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

MÁS DE UNO

Rubén Amón indulta a Martínez-Almeida: "La competencia de un político no se mide en centímetros, sino en neuronas"

Me cae muy bien Martínez Almeida, nuestro alcalde. Porque es del Atleti. Porque le gustan los toros. Y porque vivió cerca de su madre hasta que falleció el pasado mes de febrero.

Rubén Amón
  Madrid | 20/06/2019

Está soltero. Es abogado del Estado. Y pertenece a los cachorros de Esperanza Aguirre. Es muy popular y muy poco popular a la vez. Porque una cosa es el PP y otra es la fama.

De hecho, a nuestro nuevo alcalde se le tiene a caricaturizar. Porque es bajito. Porque se parece a Milhouse de los Simpsons. Y porque el capitán Ortega Smith estuvo a punto de triturarlo con sus manazas de estibador.

Se ríe de sí mismo Almeida, pero se ríe de los demás. Porque el alcalde es él. Y porque el retroceso del PP en las urnas no le ha impedido derrocar a Carmena. Neptuno, el dios rojiblanco, pudo con la Cibeles.

Simpático y trabajador, de buena oratoria, Martínez Almeida juega al golf y se desplaza en moto. Es cinéfilio de pasión y de linaje, hasta el extremo de que su abuelo, José Luis Navascués, produjo Marcelino pan y vino.

Le viene de familia el catolicismo practicante, aunque Almeida todavía no ha formado la suya. Y ahora se ha casado con Madrid, desenlace carambolesco de un político trivializado por los algoritmos.

Si tecleas su nombre en Google lo primero que aparece es altura. Y lo segundo es estatura. Y lo tercero, alcalde, aunque la competencia de un político, ahí tenéis a Sánchez o a García Albiol, no se mide en centímetros, sino en neuronas.

Veremos cuántas demuestra Martínez Almeida. Y si se atreve a construir un aeropuerto o un almacén nuclear en Madrid Central.