Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL INDULTADO DE RUBÉN AMÓN

Rubén Amón indulta a Mohamed Bin Salmán: "La semana de la moda de Arabia Saudí es una pasarela a la Edad Media"

Indultamos a Mohamed Bin Salmán, príncipe heredero de Arabia Saudí. Que está de visita por España, Alá lo guarde. Y que encarna las históricas reformas emprendidas en la satrapía del Golfo. Históricas quiere decir que las mujeres pueden ir acompañadas a un partido de fútbol. Y que hasta pueden conducir. Quizá porque ahora se estilan los atentados con coche o camión.

Rubén Amón | @Ruben_Amon | Madrid
| 23/06/2019

Tanto aspira la dictadura saudí a normalizarse que ha organizado la semana de la moda. No pueden exponerse imágenes en la radio, pero sí podemos describir algunos modelos de burka que pueden crear tendencia.

-El burka ignífugo para salir indemne de un atentado.

-El burka globo para aterrizar con él.

-El burka impermeable para bañarse en la playa sin riesgo a terminar hundido. O hundida, pues las restricciones de ropa y de libertades conciernen a las mujeres.

¿Y los hombres qué?, os preguntaréis.

No hemos tenido acceso a los detalles de la temporada primavera-verano, pero tiene pinta de hacer furor un cinturón de explosivos que resulta indetectable en los aeropuertos.

O un turbante en el que puede esconderse gas sarín.

O un Corán en cuya cavidad puede esconderse una petaca de wishky.

O una túnica reversible: blanca por fuera y negra por dentro, o sea, con la bandera de Daesh, de forma que el este versátil hábito permite improvisar el escenario de una decapitación, si se pusiera a tiro o a golpe de hacha un transeúnte occidental.

La semana de la moda de Arabia Saudí es una iniciativa emocionante. Una pasarela a la edad media. Porque las mujeres aquí se lapidan y a los homosexuales aquí se los ejecutan y a los ladrones se les cortan las manos, de forma que se esperan con enorme expectación un casco antipiedras, una línea de ropa para mancos y una línea de disolventes para deshacerse asépticamente de los sodomitas.

Esta es la estirpe con la que hacemos negocios. Y me parece muy bien, pero luego no vayamos a lamentarnos del terrorismo yihadista, pues es Arabia Saudí el país que más ha contribuido a fomentarlo.