Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

con rubén AMÓN

Rubén Amón indulta a Manuel Chaves: "Enternecía el candor con que se abstraía de su responsabilidad en los ERE"

Enternecía el candor con que Manuel Chaves se abstraía de su responsabilidad en la trama de los ERE. La incredulidad con que se observaba a sí mismo lejos de toda implicación, ni siquiera “in vigilando”. Tanto levitaba en su cargo presidencial, se conoce, que el hedor de las cañerías no perturbaba el aroma de azahar del despacho.

@Ruben_Amon | Madrid
| 23/06/2019

Se convertía Chaves en florero. Asumía su extrañeza al descomunal fraude. Pretendiendo demostrar que la ignorancia equivale a la inocencia. Y contraviniendo incluso el mito fundacional de nuestra cultura grecolatina. Me refiero a Edipo. Y la manera en que el rey de Tebas expía su responsabilidad arrancándose los ojos. No sabía que mató a su padre. No sabía que yació con su madre, pero la ignorancia fue un agravante. Y un motivo para el sacrificio, sin contradecir la versión psicoanalítica de Les Luthiers.

La ignorancia, en cambio, es para nuestra clase política un estimulo y una escapatoria. No sabía Rajoy quien era Bárcenas. Ni Pujol quién era su padre. Ni la infanta quién era Urdangarin. Tampoco sabían los consejeros de Caja Madrid que la tarjeta black fuera una manera de atracar el banco con número secreto. Ni sabía Esperanza Aguirre que sus lugartenientes políticos, López Viejo y Granados, le hubieran organizado en el despacho de al lado la Gürtel y la Púnica.

Me lo voy a creer en un ataque de credulidad. Pero no es fácil aceptar que fiemos nuestro porvenir a líderes o lideresas que saben lo que necesitamos pero no saben de quiénes se rodean. Políticos que hacen de la ignorancia una virtud. Y que por la misma razón recortan en educación y en cultura. La marca España no es la Ñ. Es la X.