Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El Blog de Alsina, La Brújula

El recuerdo de Carrillo

La transición, esa etapa de nuestra historia a la que alude el Rey en su muy comentada carta de hoy sobre las disensiones y las quimeras, ocurrió hace ya muchos años. Tantos años que algunas de las figuras más relevantes de la política (y la sociedad) de entonces han ido envejeciendo y alcanzando (discretamente) el final de sus vidas.

Carlos Alsina | Madrid | 18/09/2012

Santiago Carrillo, durante la entrevista con María Rey

Santiago Carrillo, durante la entrevista con María Rey / A3N

Que habían sido vidas que comenzaron muchos años antes, en los años veinte, en los treinta, y que pasaron, por tanto, por etapas tan duras (por tensas, por violentas, por intolerantes, por paupérrimas) como el final de la República, la guerra civil, la postguerra con todo su desgarro y su miseria, y la dictadura que intentó perpetuar la España dividida en dos bandos, los buenos y los malos, los vencedores y los derrotados. Sólo teniendo presente de dónde venían estas personas tan diversas y qué era aquello que, por encima de todo, deseaban evitar, puede entenderse que alcanzaran aquel común denominador (que les importó más que fuera común, aun imperfecto) que se llamó la transición. Santiago Carrillo, fallecido esta tarde en Madrid, tenía 21 años cuando empezó la guerra civil, los mismos que Torcuato Fernández Miranda, siete más que Manuel Fraga. Como todos los políticos de raza, amaba el poder. Aunque, en su caso, el poder que disfrutó, que llegó a ser mucho, quedara constreñido al partido que dirigió con mano de hierro durante veinte años, el PCE, o en expresión de sus militantes, el partido. En la España de la dictadura franquista decir “el partido” era decir “el PCE”, simpatizar con él era razón suficiente para ser sospechoso de incivismo y rojerío, poder volver a votarle alguna vez era la aspiración de cientos de miles de personas, no todas las cuales lo hicieron cuando la oportunidad, por fin, se abrió camino. Carrillo empezó bebiendo los vientos por Moscú y acabó impulsando aquello que se llamó el eurocomunismo, una especie de comunismo atemperado y emancipado de la jerarquía soviética que en España aspiró a ser, una vez legalizado, el principal partido político del país (el contrapeso a aquella criatura prefabricada y endeble que resultó ser la Unión de Centro Democrático), pero al que le acabó comiendo la merienda el Partido Socialista renovado de un tal Felipe González. El mejor momento político (en notoriedad, en reconocimiento) de este dirigente carismático hoy fallecido se produjo en aquellos años de transición, cuando el regreso a casa de las figuras icónicas del comunismo hispano (Dolores Ibárruri, Alberti, el propio Carrillo), al cabo de tantas décadas de clandestinidad y exilio, le dio a este partido la relevancia histórica que luego le fueron recortando implacablemente las urnas. El ejercicio de realismo, o de pragmatismo, que hizo Carrillo (como hizo, desde otras posiciones, Fraga, y como antes que ellos había hecho Suárez guiado por Fernández Miranda) ha quedado como el episodio más celebrado, el de mayor recorrido, de toda su controvertida biografía.

El realismo, el pragmatismo, le llevó a renunciar a algunas de sus antiguas aspiraciones (la principal, la República, con su bandera tricolor y su identificación, inexacta pero muy extendida, con el Frente Popular, la izquierda) para sumarse a aquel empeño común que acabaron siendo las Cortes Constituyentes y la Constitución que vino luego. Aunque Carrillo siempre siguió definiéndose como “comunista”, fue expulsado del PCE, fundó un partido propio que acabó diluido en el PSOE y él mismo se sintió más cómodo, en estos últimos años, defendiendo las tesis socialistas, por más que no llegara a militar en el partido. Han pasado muchos años desde la transición y ni siquiera la apelación al pacto y el entendimiento se recibe hoy, en muchos ámbitos, con la convicción y el aplauso con que se acogió entonces. Seguramente Carrillo habría estado hoy más próximo a las opiniones que, sobre la carta del Rey, han expresado los nacionalistas y los independentistas catalanes que a las afirmaciones que hace el propio monarca. Pero aunque sólo sea por esas casualidades que la actualidad nos aporta, se han juntado  en las portadas de los diarios digitales la muerte de una figura esencial de la transición con el debate que ha generado la carta de otra figura principal de aquel momento histórico, el Rey, que apela precisamente al espíritu de entonces para asegurar lo que él llama “el bienestar que tanto nos ha costado alcanzar”.

La figura de Santiago Carrillo está siendo recordada, desde el momento en que se conoció esta tarde su muerte, en el Congreso de los Diputados, donde tantas horas echó y tantos cigarros se fumó. En nombre de los parlamentarios españoles ha hablado de Carrillo.