Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "PSOE y ERC no necesitan celestinas, eso está encauzado. De cita en cita. Hombres y mujeres y viceversa"

Un saludo afectuoso a los guardias civiles que anoche fueron premiados por su trabajo (y por la excelencia en el desempeño de su trabajo) por la Fundación Legado Alfonso XIII y la Hermandad de Guardias Honorarios.

Carlos Alsina
  Madrid | 04/12/2019

Y la gratitud de este programa a la Fundación de la Guardia Civil por habernos distinguido con su premio de este año. Que no es un año cualquiera para la Guardia Civil porque celebra su centésimo septuagésimo quinto aniversario: 175 años de la historia de España.

Y un saludo afectuoso al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, que anoche, en la ceremonia de entrega de los premios, se declaró oyente de este programa. Le espolean al ministro, que se ejercita en la cinta de correr, los comentarios que escucha aquí por las mañanas.

Para eso estamos, ministro, para animar a salir corriendo si hace falta.

Enhorabuena a los guardias civiles reconocidos ayer y a los que ahora mismo estén haciendo su trabajo en los cuarteles, patrullando los caminos rurales, socorriendo afectados por las lluvias o en las misiones internacionales. Luces de una España que entra en sombras. El paro de noviembre arrojó otro palo notable: el peor mes en seis años. Y esta vez sin el consuelo de que suba el numero de afiliados porque no subió: cincuenta mil menos. Más paro significa más dinero público que hay que destinar a prestaciones y menos afiliados significa menos recursos para la Seguridad Social. La agricultura flojea, flojean los empleos para menores de veinticinco años, en el horizonte inmediato hay crisis y en el que no es inmediato, más crisis.

Los líderes sindicales, cada vez menos líderes y menos sindicales, Álvarez y Sordo, despacharon ayer el dato de noviembre con los salmos de siempre –-que si mal mes, que si mucha precariedad, que si los efectos negativos de la reforma laboral--, en fin, suba o baje el paro siempre vienen a decir lo mismo. La beligerancia de su discurso no depende de los datos sino del color político del gobierno de turno. Los siameses sindicales suspiran por un gobierno no sólo del PSOE, sino del PSOE con Podemos (que es el partido con el que sintoniza CCOO). Nada agradaría más a la pareja sindical que tener un ministro de Trabajo morado. Y por eso encabezan el pelotón de voluntarios que andan llevando y trayendo mensajes entre los socios de la investidura. Por eso han ido los dos a dorarle la píldora a Oriol Junqueras. Uno la semana pasada, el otro ésta. Ambos han dicho que la visita forma parte de sus contactos habituales con líderes políticos y que también se reúnen con el PP. Qué tendrá de habitual ir a la cárcel a verse con un político que ha delinquido gravemente. Pero como es Junqueras… Como Pepe Álvarez siempre estuvo en el derecho a decidir… Como es uno de los suyos, de la izquierda histórica de nuestro país, que diría Carmen Calvo… pues a la cárcel que vamos a rendir pleitesía.

Celestinas ofreciéndose abundan en nuestros días.

Pero ni el PSOE ni ERC necesitan celestinas. Lo suyo ya está encauzado. De cita en cita. Hombres y mujeres y viceversa.

Ahora ya son capaces de dar una misma versión de sus encuentros. La de ayer, que avanzan. Hicieron un comunicado bastante mal escrito en el que dicen que esta negociación es para dar salida al bloqueo institucional (traducido, para investir a Sánchez), que se reafirman en que hay un conflicto político en Cataluña (traducido, lo que diga Esquerra), y que avanzan en la reflexión para activar la vía política (la parte contratante de la primera parte): avanzan en la reflexión. Uno se imagina ahí al doctor Ábalos con la cabeza entre las manos, reflexionando. Y a Rufián, mirando al infinito mientras reflexiona. ¿Y para qué reflexionan? Ah, para activar la vía política. ¿Y cómo se activa una vía politica? Ah, buscando los instrumentos necesarios para su encauzamiento.

Luego nos extrañamos de que suspendan los alumnos en comprensión lectora. Si los negociadores escriben con los pies. Que ésta es otra sombra de la España a medio hacer: el rendimiento académico de los estudiantes de secundaria.

Paréntesis: los resultados del informe Pisa. No siendo para fustigarse hasta reventar, sí acreditan que esto no mejora. ¿El qué? Pues ni las aptitudes de los alumnos españoles ni las diferencias –-pronunciadas— entre comunidades autónomas.

Qué efectos puede tener en la sociedad de mañana que uno de cada cuatro escolares de los países OCDE no sepa distiguir un hecho de una opinión, qué es lo que ha sucedido y qué es lo que usted o yo podamos opinar sobre ese acontecimiento.

¿Cuál es la vía política que hay que activar?

Ya existe una vía política: se llama Parlamento de Cataluña, Congreso de los Diputados, Senado, comisión bilateral. Lleva un año y medio el gobierno explicándonos lo mucho que dialoga y hace política, a diferencia de Rajoy, que se escondía detrás de los jueces, eso dice el PSOE. Entonces, ¿la vía política que se ha empleado hasta ahora ya no vale? Vivimos tiempos de disimulo, de camuflaje, de farfolla.

Con Esquerra el noviazgo se afianza. Con Junts per Cataluña están todavía en la fase de escarceo. Si estás intentando encamarte con preso condenado por sedición a ver por qué no vas a hacer manitas con el prófugo de Waterloo. Hoy la cita es con los puigdemones. Encantados los negociadores del PSOE de verse con Laura Borrás (criatura de Puigdemont) mientras Sánchez sigue sin cogerle el teléfono a Torra (criatura). Tanta vía política, tanto diálogo, tanta búsqueda de soluciones al conflicto, y es a Torra a quien le ha aplicado Sánchez un cordón sanitario.

Si el fugado se le resiste a Sánchez siempre pueden ir a visitarle a la mansión Pepe Álvarez y Unai Sordo.

La propuesta que hizo Arrimadas, negociación a tres de PSOE, PP y Ciudadanos, no ha cosechado de momento más respuesta que el silencio administrativo.

Seguro que te interesa...

VOTA por el mejor monólogo de Carlos Alsina de la temporada 2018/2019

Monólogo de Alsina: "Gracias a la Cumbre del Clima vamos a ver a Pedro Sánchez en conferencia de prensa"

Monólogo de Alsina: "Salvo que Sánchez tenga un pacto ya con ERC, las terceras elecciones son una incógnita"