Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "Se propondrá para la investidura a un prófugo imputado por rebelión; la famosa normalidad catalana"

Hagan apuestas.

¿A quién propondrá hoy el nuevo presidente del Parlamento catalán, Roger-nuevo tono-Torrent para que sea investido presidente?

¿A Puigdemont, a Puigdemont, o a Puigdemont?

Carlos Alsina | @carlos__alsina |  Madrid |  22/01/2018

Exacto, a uno de los tres.

Después de sus esforzadas consultas de estos días, el presidente del Parlament concluye que el único diputado con apoyos suficientes para ser investido es el de Flandes.

Ésta es la situación.

Luego ya vendrá o no vendrá, se anulará o no se anulará.

Pero hoy va a ser propuesto para la investidura un imputado por rebelión que está prófugo de la justicia. Ésta debe de ser la famosa normalidad con que ha empezado la segunda temporada de 'El tiempo entre imposturas'.

Así estamos.

Con el fantasma levitando porque [[LINK:INTERNO|||News|||5a65798e986b28d213bce34b|||le han invitado hoy a dar una charla —de profesión, charlista— en la universidad de Copenhague]]. La facultad de Ciencias Políticas, que tiene un nivel de exigencia bastante bajo sobre la situación judicial de sus ponentes. No sólo podrá repetir allí todo su repertorio contra la democracia española sino que luego le dejarán entrar en Borgen, el palacio donde tiene su sede el Parlamento de Dinamarca, porque va a reunirse con el único diputado que, al parecer, tiene interés en verle: Magni Arge, independentista de las Islas Feroe que ve en Puigdemont un alma gemela aunque no celebre a San Olaf, no coma carne de delfín y no practique la caza de ballenas. Las Islas Feroe son un archipiélago vikingo en mitad del Atlántico que pertenece a Dinamarca, con estatus de nación, constitución propia y un referéndum de autodeterminación convocado para este mismo año. Uno de verdad, no como la mascarada del primero de octubre.

La fiscalía general del Estado se ha pasado el fin de semana como la AEMET, emitiendo avisos de riesgo de detenciones. Oiga, Puigdemont, que sepa usted que si va a Copenhague pediremos la juez que reactive la euroorden para que lo capturen. Dices: ¿de verdad era necesario advertir al prófugo de que se pone en riesgo si sale de Bélgica? Déjale que salga y reactiva la euroorden sin encender un cartel luminoso de advertencia. Atención, Puigdemont, atención, Puigdemont, vamos a detenerle.

Repitamos: un ciudadano imputado por rebelión y fugado de la justicia será propuesto hoy para la investidura como presidente autonómico. Vaya con la normalidad.

A juzgar por lo que transmite, la esperanza del gobierno es que sea el propio movimiento nacional independentista el que jubile al de Flandes y acepte poner de presidente a uno que no esté ni prófugo ni en la cárcel. Digamos que les valdría entonces un Turull o un Rull, ambos imputados y el libertad bajo fianza, o un Pujol, Eduard, que no tiene causa judicial alguna porque hasta hace dos meses no estaba en la primera línea de la política sino en la segunda, el activismo a favor de la embestida desde la dirección de un medio de comunicación privado.

• No es la primera vez que el gobierno se encomienda a las supuestas voces moderadas del independentismo para que Puigdemont quede fuera de juego.

• No es la primera vez que predice que echarán el freno en el último momento y se abstendrán de retorcer las reglas del juego.

• No es la primera vez que confía en que suceda justo lo contrario de lo que acaba sucediendo.

Mensaje de Rajoy, por si sirviera de algo, a los demás dirigentes independentistas. Para que se deshagan de este ciudadano.

Urge el jefe de gobierno a que se forme en Cataluña gobierno cuanto antes. Independentista, se sobrentiende. Como si le quemara en las manos ya el 155.

Hay nervios en los cuarteles generales de los partidos.

Al PP no le funciona Cataluña como palanca para aumentar su respaldo electoral en el resto de España. Bien al contrario, la aplicación del 155 no ha relanzado el cartel de Rajoy sino el de Rivera.

• El PSOE, aunque se esfuerza, no consigue cambiar el tema de conversación. Cataluña no le funcionó y la España plurinacional, tampoco. Ahora intenta que el debate nacional sean las pensiones y su propuesta de impuestos a los bancos, pero sin mucho éxito.

• Podemos, que ha pasado de enarbolar la bandera de la autodeterminación de los pueblos a enrollarla y guardarla en el desván en vista del resultado de las urnas y las encuestas, tiene un problema no ya con Cataluña, sino con el resto de las cosas que plantea. El problema consiste en que cada vez encuentran menos eco sus planteamientos. Como si aquel partido que rompía los indices de audiencia cada vez que aparecía en televisión hubiese perdido el interés del público.

• Sólo Ciudadanos disfruta ahora mismo de un momento dulce. Que Rivera se propone estirar haciendo más de oposición a Rajoy que de aliado parlamentario. Y teniendo el viento a favor (a favor de Ciudadanos y en contra del PP) que supone la última entrega de "así se financiaban las campañas electorales". La sacudida que ha provocado el juicio de la Gürtel valenciana. Alvaro Pérez hablando de magdalenas y biscotes.

Biscotes, magdalenas, galletas o bizcochos. Todo significaba lo mismo: el dinero que los empresarios entregaban a Orange Market por los actos electorales del PP. Bendecido todo, y supervisado todo, según Pérez, por Francisco Camps, el amigo que mandaba en el PP y en el gobierno valenciano. Por primera vez, y ante el tribunal, Pérez —el que regalaba trajes— señaló el viernes a Camps como responsable último de la financiación bajo cuerda. Y por dos veces dijo ojo para hacerse esta pregunta pertinente.