OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "El rey ahorrador"

Carlos Alsina reflexiona en su monólogo sobre el patrimonio del rey Felipe que hizo público ayer la Casa Real, información tras la cual se envía el mensaje de que Felipe VI no tiene nada que ver con el rey Juan Carlos y sus negocios de presunta financiación irregular.

Carlos Alsina

Madrid | 26.04.2022 09:09

Dijo el rey: ‘Levántese el velo’. Y el velo se levantó. Don Felipe informa a los españoles de que su patrimonio asciende a dos millones y medio de euros. Casi todo, dinero en el banco. Depósitos, fondos. Trescientos mil euros en objetos de arte y joyas.

Don Felipe informa a los españoles de su patrimonio

No hay más, es el mensaje que envía a los españoles la Zarzuela. No hay más significa que todo lo que el rey tiene es lo que ha ido ingresando como salario (o asignación) desde que hace veinticuatro años se estableció cuál era el sueldo del príncipe de Asturias y cuál el del rey de España.

Que no es su padre, es lo que está diciendo, implícitamente, el actual jefe del Estado. Este rey de ahora ha cumplido con Hacienda, está limpio

No hay más significa que Felipe VI carece de propiedades inmobiliarias, de vehículo propio, de yate, no ha recibido regalos multimillonarios de familiares reales amigas (saudíes, por ejemplo) y no ha creado fundaciones con sede en Luxemburgo para emplearlas como tapadera de ingresos no declarados.

¿Por qué ahora? Esto nadie lo ha aclarado

Que no es su padre, es lo que está diciendo, implícitamente, el actual jefe del Estado. Ejercicio de transparencia patrimonial: este rey de ahora sólo tiene lo que el rey ha ahorrado. Este rey de ahora ha cumplido religiosamente con Hacienda. Este rey de ahora está limpio. Todo eso es el mensaje que se nos está enviando. ¿Por qué ahora? Esto nadie lo ha aclarado.

Hoy se podrá entretener el personal en discutir si don Felipe tiene mucho patrimonio o poco para el puesto que ocupa. Y cómo de ahorrador se ha revelado. Pero lo relevante es lo otro: de dónde ha salido, y de dónde no, su patrimonio.

De dónde ha salido su patrimonio

El salario que percibía como Príncipe siempre fue conocido. El que cobra como rey, también. Los números que ayer ofreció la Casa del Rey encajan con lo que se sabía.

Si en veinticuatro años ha ingresado cuatro millones doscientos mil euros, salen 175.000 brutos al año. Brutos significa que hay que descontar el IPRF para ver cuánto le queda. Han debido de ser unos 110.000 anuales de media. Y viendo cuánto tiene hoy en el banco, entre depósitos y fondos, se comprueba que casi todo lo ha ido ahorrando.

No es que el rey sea una hormiguita, es que el rey no tiene gastos. El ahorro, para él, no requiere de ajustes o sacrificios

No es que el rey sea una hormiguita (que igual, también), es que el rey, ah amigos, no tiene gastos. Dices: ya quisiera yo poder ahorrar todo mi sueldo. Claro, pero es que don Felipe no ha tenido que pagarse nunca un alquiler, ni la letra de la casa, ni la gasolina del coche, no tiene que hacer la compra porque en Zarzuela habrá presupuesto aparte para la cocina, no tiene que gastar en trajes o en zapatos (salvo los mocasines, quizá, que igual no computan como gasto de representación).

El ahorro, para él, no requiere de ajustes o sacrificios. Pero también podría haber sido un manirroto y a la vista (de sus cuentas) está que no es el caso.

La Casa Real no informa a Esquerra, Junts, Bildu, el Bloque y la CUP

Hoy anuncia el Gobierno que se va aprobar la nueva estructura de la Casa del Rey y su nuevo funcionamiento. Que ya se verá en qué consiste. De momento, en esto: contar lo que el rey tiene hoy y se supone que seguir haciéndolo en los años venideros.

Añadió ayer la Casa del Rey que esta información, antes de facilitárnosla a todos, le fue adelantada al Gobierno y al PP, en primer lugar, y a los grupos parlamentarios después. Ah, pero no a todos. No a Esquerra, a Junts, al Bloque, a Bildu y la CUP.

Lo importante es que la Zarzuela incluye a Vox y a Podemos en el consenso constitucional y deja fuera al independentismo catalán y a Bildu

¿Y por qué a estos no? Pues dice Zarzuela que porque sólo se informa a los partidos que participan del consenso de la Constitución del 78, pero no porque lo diga el Rey, sino porque en su día lo dijo Carmen Calvo, cuando era vicepresidenta del Gobierno y encargada de entenderse con la Zarzuela.

Los socios habituales del Gobierno no tienen derecho a ser informados

Lo que dijera o dejara de decir la señora Calvo, a estas alturas importa poco. Lo importante es que la Zarzuela asume ese criterio. Es decir, que incluye a Vox y a Podemos en el consenso constitucional y deja fuera al independentismo catalán y a Bildu.

Esto es relevante, porque introduce dos niveles en la relación de la Casa del Rey con los grupos políticos: los que tienen derecho a ser informados previamente y los que no. Entre estos segundos están algunos socios habituales del Gobierno.

Habituales, digo, porque ni siquiera se sabe si el jueves le convalidarán a Sánchez el decreto de los descuentos de la gasolina.

Baño de realidad: ni creceremos un 7% ni la inflación era pasajera

Por cierto, hoy el Gobierno le mete, al fin, la tijera a su cuadro macroeconómico. A la estimación de crecimiento, que a día de hoy todavía está fijada en el 7% para este año. Sólo sobrevive en el papel, claro: es como las vallas de publicidad que nadie renovó y que se quedan viejas, descoloridas, desconchadas.

En realidad, lo que va a hacer la vicepresidenta Calviño hoy es poner en pie un cuadro de previsiones completamente nuevo porque el de antes ha sido arrasado por la realidad. Baño de realidad: ni creceremos este año un 7% -como mucho, un cuatro y pico- ni la inflación era un fenómeno pasajero que no debía inquietarnos.

En el año que iba a ser de vino y rosas gracias a los fondos europeos, la inflación, la energía y la guerra en Ucrania ha venido a desbaratarle la hoja de ruta al Gobierno

La cuesta arriba sigue. En el año que iba a ser de vino y rosas gracias al manguerazo de los fondos europeos, la inflación, la energía y la guerra en Ucrania ha venido a desbaratarle la hoja de ruta al Gobierno.

Cincuenta y cuatro días para las elecciones andaluzas

Para las elecciones generales queda un año y medio. Para las elecciones andaluzas, cincuenta y cuatro días. Las convoca para el 19 de junio, porque entiende que le conviene a él, Juanma Moreno.

La primera noche de campaña, como se ve, fue la de ayer. El primer mítin ya lo dio Moreno en el Palacio de San Telmo. Y como era un mítin, no permitió preguntas de la prensa.

La enemistad de Argelia con España

Arrecia la tormenta entre los gobiernos de España y Argelia a cuenta del giro de Sánchez sobre el Sáhara. Contentar al rey Mohamed abrazando con entusiasmo su doctrina sobre la soberanía marroquí del territorio tiene un coste. Y se llama ganarse la enemistad del segundo proveedor de gas a España.

Al ministro de Exteriores, Albares, le pregunté por la embestida que el presidente argelino hizo el sábado contra Pedro Sánchez. ¿Qué embestida? Pues ésta, recordamos.

‘Lo que ha hecho España es inaceptable ética e históricamente. Con España teníamos relaciones cordiales, pero el presidente del gobierno lo ha roto todo. El presidente, no España’.

Contentar al rey Mohamed abrazando su doctrina sobre la soberanía marroquí del territorio tiene un coste. Y se llama ganarse la enemistad del segundo proveedor de gas a España

Sánchez, no España. Porque se encargó de subrayar Tabún, el argelino, que el Parlamento español no ha dado su apoyo al presidente en este asunto, como también le recordamos ayer al ministro Albares. Que dijo esto.

"Polémicas estériles"

Polémicas estériles. No ha gustado esto tampoco al gobierno de Argelia. Que ha calificado esta declaración del ministro como lamentable y totalmente inaceptable. No contribuye, ha dicho, a normalizar las relaciones y por eso el ministro tendrá que asumir las consecuencias.

Parafraseando a su presidente, habrá que decir ‘el ministro, no España’. Porque cuando Argelia habla de consecuencias lo primero que piensa es ¡el precio del gas! El suministro no está en riesgo, predica nuestro Gobierno, pero lo que sí está en riesgo es que nos disparen el precio como represalia por el giro de Sánchez.

Lo que está en riesgo es que nos disparen el precio del gas como represalia por el giro de Sánchez

El cálculo aquel que hacía nuestro Gobierno según el cual Argelia digeriría el cambio de postura sin atragantarse porque a cambio obtenía el favor de España para convertirse en proveedor privilegiado de gas a la Unión Europea (suculento negocio que apagaría cualquier incendio) se ha revelado erróneo.

Convertir el ministerio de Exteriores en el tiro al plato para los gobiernos norteafricanos

El favor que está cultivando Argelia ahora es el de Italia mientras le pone precio a la cabeza del ministro de Exteriores de España.

A ver: Sánchez ya entregó la cabeza de González Laya a Marruecos. No va a entregar ahora la de Albares a Argelia. Salvo que quiera convertir el ministerio de Exteriores en el tiro al plato para gobiernos norteafricanos.