OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "Lesmes se desquita"

Carlos Alsina reflexiona en su monólogo sobre el discurso del presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, criticando las acciones del Gobierno en relación a los indultos y la amputación que ha sufrido el Consejo en sus funciones.

Carlos Alsina

Madrid | 07.09.2021 08:42

Estrenando el día a la vera del Guadiana. Buen sitio éste para analizar con reposo las noticias del día: el convento de Santa Clara de Mérida, que empezó siendo residencia de monjas y donde hoy reside el Consorcio de la Ciudad Monumental y el Festival de Teatro Clásico, palabras mayores. En una ciudad que respira historia allá donde uno mire. Y presente, claro. El presente no es más que la continuación de la historia.

A las ocho y media estará aquí el presidente de Extremadura, señor Fernández Vara, y tendremos ocasión de hablar de la realidad de esta tierra.

Patria de glorias /

Suelo de Historia /

Tierra de encinas /

Libre camina. /

Como dice la letra de su himno.

Y hablaremos de otras cuestiones, porque Fernández Vara es el secretario general del PSOE de Extremadura y en el PSOE están pasando cosas. El mes que viene coronarán los socialistas como líder máximo e indiscutido a quien ya lo es, Pedro Sánchez. El nuevo Pedro Sánchez, que se ha sacudido a la mitad de sus ministros de antes y se prepara ahora para sacudirse a una parte del aparato.

Ábalos, reconvertido en colaborador televisivo

La política es así: un día en el cielo del poder, otro día estrellado. Mira José Luis Ábalos, de la intimidad presidencial (ministro de Fomento, hombre fuerte del partido, jefe de la Renfe, enviado especial a Barajas cuando llegó Delcy Rodríguez) a la indigencia política. Apeado de todos los cargos y reconvertido en colaborador televisivo.

En 'Más vale tarde' de La Sexta le entrevistaron ayer Cristina Pardo e Iñaki López. Difícil entrevistado, porque no quería soltar prenda. Le preguntaban por su caída en desgracia y él decía que es que estaba desgastado. Por razones personales. Razones personales, repetía, como el obispo de Solsona cuando renunció a la mitra. Lo más que le pudieron sacar es que Sánchez le convocó un día para hablar de los cambios de Gobierno y le dijo que hasta aquí hemos llegao.

"No, no, raro no es", dice Ábalos. Antes hablaban a diario porque Ábalos era núcleo duro y desde entonces no han vuelto ni a desearse buen verano. Pero vamos, que no hay que concluir de ello que aquí se haya roto algo. Que no, que no. Que no. Y que desde que lo destituyeron como ministro ha notado muchísimo el afecto... de Podemos.

Un Consejo de ministros sin muchas novedades

Al Consejo de ministros de hoy va el proyecto de la nueva Formación Profesional, como anunció la semana pasada en este programa la ministra Pilar Alegría, y no va ni la subida del salario mínimo ni la bajada del IVA eléctrico. Sobre lo primero se da más tiempo el Gobierno para negociar con patronal y sindicato para no empañar su lograda imagen de gobierno que todo lo pacta, en lo laboral, con los agentes sociales.

Esto es: que aunque no haya acuerdo, oye, se ha intentado. Veremos, porque la CEOE, por ahora, no da su brazo a torcer pero ya le están avisando de que si no traga con la subida de quince euros igual se lo suben treinta.

Y en lo que no hay novedades, ni parece que las vaya a haber, es en la historia interminable del Consejo General del Poder Judicial. La no renovación. Ayer adelantábamos que Carlos Lesmes volvería a instar a los grupos políticos a renovar de una vez el Consejo. ¿Que quién es Carlos Lesmes? El presidente del Tribunal Supremo, joven. En eso se cumplió la previsión. Pero la noticia fue otra. La noticia fue el desquite del Supremo. En nombre de los magistrado que lo integran le dio réplica Lesmes a Pedro Sánchez por los indultos.

Cada año que pasa con el Consejo sin renovar va añadiéndole carga crítica el presidente del Supremo a su discurso

Cada año que pasa con el Consejo sin renovar va añadiéndole carga crítica el presidente del Supremo a su discurso. El año que viene comparecerá con una cinta en el pelo y un cuchillo en la boca, en plan Rambo. ¿Quién eres? Tu peor pesadilla. Empezó con lo de los indultos ---ninguneado el Supremo y su informe desaconsejándolos por el presidente Sánchez, que si la venganza y la revancha y todo aquello--- y terminó por la amputación que ha sufrido el Consejo en sus funciones: la reforma legal que promovió el Gobierno y que consistió en maniatar a los vocales para que no pudieran hacer ya más nombramientos. Si no podemos cambiarlos, al menos los neutralizamos, dijo el comando de intervención rápida de la Moncloa, con Lastra y Echenique como arietes de la causa.

A ver: si el Consejo no puede hacer nombramientos hasta que no se renueve y no hay indicio alguno de que vaya a renovarse de aquí a dos años, a las once vacantes sin cubrir de las que habló ayer el señor Lesmes habrá que añadir unas cuantas más, que la media de edad en el Supremo es más próxima a la jubilación que en los juzgados de guardia.

El discurso fue una arremetida contra Sánchez, pero no sólo

El presidente del Poder Judicial está dolido, por decirlo de una forma elegante, con Pedro Sánchez no sólo por la reforma legal que ha maniatado a los vocales, o por señalar al Supremo como un reducto de revanchistas vengativos; también por las maniobras que se vienen produciendo, azuzando a los vocales progresistas para que dimitan en bloque o sugiriendo al propio Lesmes que dimita él como palanca para que Casado no tenga más remedio que pactar los nombres de los vocales nuevos.

El discurso fue una arremetida contra Sánchez, pero no sólo. Para el PP también tuvo, menos pero tuvo.

Estaba allí, escuchando, Pablo Casado. Que como llevaba la mascarilla puesta no es posible saber si sonrió al escucharlo, apretó los labios o hizo una mueca.