OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "El 'punch' de Ayuso"

Carlos Alsina reflexiona en su monólogo sobre la situación interna del PP madrileño y las declaraciones de Ayuso en 'El Hormiguero' manifestando que su fuerza "son las urnas, no los despachos".

Carlos Alsina

Madrid | 10.11.2021 09:01

Sí que está tensa la situación interna del PP madrileño, sí. Como será que Díaz Ayuso ha empezado a practicar boxeo.

Que lo dice ella, eh. Que ha empezado con el boxeo. Se lo contó anoche a Pablo Motos en El Hormiguero. No boxea por si al final montan un cuadrilátero en Génova para que resuelvan de una vez Casado y ella sus diferencias, no. Ni ella misma entiende (dice) qué problema hay en que presida el PP madrileño.

Varias veces recordó Ayuso lo que sucedió el pasado cuatro de mayo, o sea, su victoria electoral. Su fuerza son las urnas, no los despachos

Su carrera termina en Madrid pero pasa por presidir su partido en Madrid. Por coherencia, dice, porque tiene que hacerse responsable de las siglas que van en la papeleta. Varias veces recordó Ayuso lo que sucedió el pasado cuatro de mayo, o sea, su victoria electoral. En las elecciones anticipadas que ella misma convocó y en las que absorbió a Ciudadanos. Su fuerza ---mensaje a la dirección nacional--- son las urnas, no los despachos.

Lo de Ayuso con las hormigas, después de haber ido a misa con Almeida, es lo entretenido de la mañana. Luego está todo lo demás. Las reformas que anda negociando el Gobierno con patronal y sindicatos. Y las que no consta que esté negociando con nadie.

Por ejemplo, los peajes. Esto de la viñeta. Que consiste en que nos quieren cobrar ochenta euros al año para poder usar las autovías. Cuatrocientos para los vehículos pesados. Usando el argumento de que conservar las carreteras cuesta un dineral (ya) y que cobrando por circular se contribuye a combatir el calentamiento de la Tierra (que viene a ser el argumento que ahora ya sirve para cobrar por todo).

Nos quieren cobrar 80 euros al año para poder usar las autovías usando el argumento de que cobrando por circulas se contribuye a combatir el calentamiento de la Tierra

O por ejemplo, la reforma laboral y al reforma de las pensiones. Que van de la mano porque en ambas aspira el gobierno a pactar a la vez con patronal y sindicatos. Ayer se filtró la nueva propuesta que hoy hace el Gobierno para uno de los temas que se están negociando, los futuros ertes. Y se filtró haciendo saber que la autora esta vez no es Yolanda Díaz sino Nadia Calviño. O traducido, que asume el protagonismo la vicepresidenta primera a ver si así entra al pacto la CEOE, que con Yolanda cada vez se entiende menos.

Garamendi estuvo anoche en La Brújula. Y vino a decir que está aumentando la presión para que haya pacto con el argumento de que sin él no hay dinero europeo.

"Garamendi vino a decir que está aumentando la presión para que haya pacto"

La reforma laboral de Sánchez, sucesora de la Rajoy y la de Zapatero, no termina de abrirse camino (y aún le falta toda la tramitación parlamentaria). En Francia, por cierto, miren lo que propone Macron: quiere retirar el subsidio del paro a quien no esté buscando de verdad un empleo.

La primera consecuencia histórica del encarecimiento de la energía que padece Europa la anunció también anoche Emmanuel Macron, el presidente de Francia. La apuesta por la energía nuclear.

Francia reactiva la construcción de reactores nucleares. La llamada transición ecológica tendrá en este país, además de la apuesta por las energías renovables, el componente nuclear. Y alega Macron, como han escuchado, la necesidad de ser independientes energéticamente, de mantener a raya el coste de la electricidad y de cumplir con los objetivos climáticos: el vínculo entre la lucha contra el carbono y la apuesta por la energía nuclear.

No es probable que el Gobierno de España le copie al francés esta iniciativa, por mucho que Sánchez haya hecho causa común con Macron ---y con escaso éxito--- para convencer a la Unión Europea de que asuma la crisis energética como un problema de todos y la compra conjunta del gas como una solución. Sánchez ha naufragado en este empeño: no se ha movido una coma del sistema de fijación de precios europeo y no se ha bendecido la petición española de salirse del sistema y fijar aquí reglas propias.

"Sánchez y Casado aparentarán que se llevan la contraria en todo"

A las nueve sube a la tribuna del Congreso el presidente a informar a los diputados de cómo le fue en la última cumbre europea y de su pobre cosecha. Si Sánchez cumple con la tradición, el discurso no será ni corto ni entretenido. Y hasta que no termine no empezará la sesión de control en la que Sánchez y Casado aparentarán, como cada semana, que se llevan la contraria en todo.

Bien sabemos ya que no es verdad: son ellos dos los que han pactado los nombres de los nuevos magistrados del Tribunal Constitucional que mañana bendecirán disciplinadamente lso diputados de sus grupos.

La nueva política era esto. La aspiración de Podemos era ésta: ser uno más en el reparto de las cuotas

Qué espectáculo están dando algunos, oiga. Diputados cautivos que se rasgan las vestiduras por los perfiles que han patado sus jefes pero que votarán lo que les han dicho que tienen que votar. Para la incoherencia personal y política siempre hay coartada y por supuesto que saldrá adelante el apaño de Sánchez y Casado. Perdón, de Casado, Sánchez y Yolanda Díaz, o Belarra, o quien haya pilotado en nombre de Podemos su embarazoso debut al juego de los cromos y las sillas: ésta para uno de los tuyos, ésta para uno de los míos.

La nueva política era esto. La impugnación del bipartidismo era esto. La aspiración de Podemos era ésta: ser uno más en el reparto de las cuotas.