LA PRIMERA DE LA MAÑANA

Marta García Aller, sobre Vox: "Condenar “toda violencia, pero” es tan cobarde como revelador"

Marta García Aller critica la respuesta de Vox tras el asalto violento a las instituciones en Brasil, asegurando que condenan "toda violencia", lo que supone "una coartada cobarde para no reconocer que hay una violencia que le disgusta menos".

Marta García Aller

Madrid | 10.01.2023 07:37

No es extraño que Bolsonaro se desmarque del asalto violento a las instituciones en Brasil. ¿Por qué iba Bolsonaro a tener nada que ver con un intento de golpe de estado para devolverle el poder a Bolsonaro? Y tenía curiosidad por ver qué hacían en Vox los amigos de Bolsonaro en España, que tan callados estuvieron el día que miles de personas atacaban en nombre de Bolsonaro las instituciones democráticas del país.

¿Y qué van a tener que ver con Bolsonaro los de Vox? Si sus líderes solo comparten admiración mutua, congresos, reuniones, amistad, ideario antiglobalista, antifeminista, nacionalista y toda una ristra de istas. ¿Condena Vox el asalto violento a las instituciones en nombre de su admirado Bolsonaro?

Bueno, al final sí pero no. La clave es el pero. El portavoz de Abascal ha condenado “toda la violencia ejercida contra las instituciones democráticas”, “pero toda violencia”. Ese ‘pero’ es suyo. Ojo al ‘pero’. Ese ‘pero’ tan cobarde, esa coartada de condenar toda violencia, así en general, ayuda a no tener que reconocer un tipo de acto violento en particular. Diluye una condena explícita a un hecho concreto en una condena genérica y hueca a todas las violencias.

Al preguntarles por lo sucedido en Brasil, en Vox cargan contra la izquierda, contra Sánchez y contra los independentistas, como si tuvieran más que ver con el asalto al Parlamento en nombre de Bolsonaro que el propio Bolsonaro.

Cuando un partido político condena todas las violencias para no criticar una sola se está tejiendo una coartada cobarde para no reconocer que hay una violencia que le disgusta menos o le incomoda más. En cuyas causas prefiere no reparar por si contradice sus postulados.

Condenar “toda violencia, pero” es tan cobarde como revelador. Como añadir un ‘pero’ tras ‘un no soy racista’. Ese ‘pero’ tan hipócrita después de condenar un acto violento, esas condenas genéricas para no mojarse ante una amenaza particular, también las estila Vox cada vez que hay un asesinato por violencia machista. No condenan la violencia de género, condenan todas las violencias.

Cuando todas las violencias se meten en el mismo saco es más fácil diluir sus causas y más difícil prevenirlas. ¿Y por qué querría Vox diluir la amenaza para la democracia de la extrema derecha populista?

¿Moraleja?

Condenar todas las violencias para no mojarse en una bomba de humo. A qué nos recordará ese "pero" tan batasuno.