LA PRIMERA DE LA MAÑANA

Marta García Aller: "No hay como tener buenos pagadores como los de Qatar para detectar corruptos"

Marta García Aller reflexiona en 'Más de uno' sobre la corrupción destapada por el 'Qatargate', lo que supondrá un antes y un después para las instituciones europeas.

Al final está resultando más útil de lo previsto lo de celebrar el Mundial en Qatar. No solo ha servido para poner un foco de atención negativo en las vulneraciones de derechos humanos de esta dictadura del Golfo, que en vez de una jugada maestra de relaciones públicas para el país ha servido para que en todo el mundo se hable del régimen de semiesclavitud en el que trabajan allí los inmigrantes, la persecución sistemática de los homosexuales y la falta de derechos de las mujeres.

Pero es que además los tejemanejes de Qatar están sirviendo para poner patas arriba el Parlamento Europeo en busca de altos cargos corruptos que se han dejado sobornar por el dinero de esta satrapía a cambio de favores. No hay como tener buenos pagadores como los de Qatar para detectar corruptos.

Primero fueron las sospechas, luego los registros de una veintena de casas y oficinas del Parlamento en Bruselas. Van ya 6 detenciones. Ahora toca el bochorno y las promesas de investigar la corrupción hasta el fondo.

Entre los detenidos está una vicepresidenta del Parlamento, Eva Kaili, por cargos de corrupción, lavado de dinero y participación en una organización criminal. Algo sospechoso había en los defensores de Qatar como ella que últimamente proliferaban en el Parlamento Europeo. Hace unas semanas, justo cuando el pleno aprobaba una resolución deplorando la muerte de miles de trabajadores migrantes, Kaili elogiaba la “transformación histórica” de Qatar provocada por la Copa del Mundo. Los investigadores investigan cuántos piropos más ha recibido esta dictadura últimamente y a cambio de qué.

El Mundial de Qatar va a suponer un antes y un después para las instituciones europeas. Está sacando a la luz la falta de controles y de supervisión ética. Seguirle el rastro al dinero qatarí va a ayudar a detectar a los corruptos y los controles que fallan en la Eurocámara, y cómo de generalizada está la falta transparencia y de ética. Si Qatar lo ha estado haciendo, no es descabellado pensar que otros países, otras dictaduras, y otras instituciones están haciendo exactamente lo mismo.

¿Moraleja?

Mientras en Bruselas prometen reformas para prevenir la corrupción, España abarata a toda prisa su delito de malversación.