Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

MÁS DE UNO

El comentario de José Ramón de la Morena: "Rubiales enfanga LaLiga por su odio a Tebas"

José Ramón de la Morena analiza la eterna guerra entre LaLiga y la RFEF sobre si se pueden disputar partidos de fútbol los viernes y los lunes.

ondacero.es
   | 16/09/2020

A lo largo de esta mañana, un juez de lo social y mercantil, en un juzgado de Madrid, dará a conocer su decisión de si el Getafe y el Osasuna y el Castellón y el Málaga, pueden jugar este viernes, porque en esas rabietas mezquinas del célebre Rubiales, que azuza constantemente su guerra contra Tebas, intenta impedir que los clubs jueguen viernes y lunes.

No se perjudica a nadie, porque todos los partidos se juegan a puerta cerrada, pero las televisiones prefieren espaciarlos para poder darlos en horarios más adecuados. Aun así, Rubiales desde la sombra, porque el lunes será cuando le proclamen nuevamente emperador de la Federación, judicializa la competición, la enfanga, la crispa y prohíbe de manera absurda que los clubs puedan jugar viernes y lunes. ¿Por qué? Por su odio a Tebas y para enfangar el fútbol, y al mismo tiempo para intentar extorsionarles sacándoles más dinero.

Los clubs pagan a la Federación casi 80 millones de euros al año, y además dejan a sus jugadores para que la Federación los utilice en la selección y comercialice y negocie contratos publicitarios con ellos. El CSD le ríe la gracia, porque el papá de Rubiales es del PSOE, por cierto involucrado en el escándalo de los ERE andaluces, pero a Pedro Sánchez, Rubiales ya le ha convencido que es de los suyos. Otro engaño, porque cuando estaba Rajoy, decía que era de Rajoy. La cuestión es que cuando en momentos como éste, necesitamos el fútbol como esparcimiento, divertimento o analgésico de la sociedad, Rubiales lo infecta de problemas y enredos que crispan aún más el ambiente. Qué desgracia de personaje, y qué desgraciados los que le encubren y protegen.