Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL COMENTARIO DE DE LA MORENA

José Ramón de la Morena: "La familia Del Bosque impartió una lección de cariño y amor"

Tenía pensado esta mañana hablarte de la guerra mundial de los despachos del fútbol, que enfrenta a la FIFA con la UEFA, a la Federación con la Liga, y a los clubs más poderosos que quieren organizar su liga europea los domingos, con los menos poderosos que ya les va bien así.

José Ramón de la Morena | @jrdelamorena | Madrid
| 22/03/2019

Pero es que ayer, era el día Mundial del Síndrome de Down, y anoche vino a este estudio, ahí donde no estás tú hoy sentado, el matrimonio Del Bosque, con su hijo Álvaro, que tiene síndrome de down, y la lección de cariño, amor, comprensión y bondad que impartieron, me impactó tanto, que todo lo demás me resulta una estupidez ajena, de la que no quiero formar parte esta mañana.

Cuando hace poco, Vicente del Bosque, coincidió conmigo en un acto con el presidente de un gran club, que había tenido un nieto y había nacido con síndrome de down, y mostraba cierta pena y preocupación, Del Bosque le dijo: "será la alegría de la casa, ya lo verás, como lo ha sido Álvaro en la mía, porque nunca dejan de ser niños, y los disfrutas siempre en su ingenuidad y en su bondad de niños".

Puede que tú no lo entiendas, porque a mí me resultó extraño entenderlo con esa alegría que lo expresaba el matrimonio Del Bosque, pero a medida que han pasado los años, y he visto a Álvaro sacar las mejores sonrisas a su padre, la ternura de Trini, su madre, que lo sigue protegiendo como el niño de 6 años, que sigue siendo ahora que tiene 29, entendí que no exageraban, que Álvaro era realmente una bendición de alegría para esa casa. Claro, que para entender esa alegría y esa bendición, hay que tener un corazón capaz de convertir las penas en alegrías, como el de Trini y Vicente, y el que tiene un corazón así, nunca puede tener penas, solo merece alegrías.

Anoche me cercioré, y se lo dije a ellos, que esa frase que dice que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer, es mentira. Un gran hombre siempre tiene una mujer aún más grande…a su lado.