CON JAVIER CANCHO

#HistoriaD: Las 354 cajas donde se esconde un enigma

Javier Cancho retrocede más de 70.000 años en la historia para hablarnos de los neandertales que llegaron a nuestro continente cruzando el Estrecho de Gibraltar, los primeros viajeros intercontinentales entre África y Europa.

Javier Cancho

Madrid | 19.10.2021 12:21 (Publicado 19.10.2021 12:17)

De confirmarse esta teoría habría que reescribir un capítulo crucial de la prehistoria. El relato sobre los europeos primigenios podría deparar un giro inesperado.

Entra dentro de lo probable que los neandertales llegaran a Europa cruzando el Estrecho de Gibraltar y no a través de Oriente Próximo. Esa vía, la ruta oriental, es la que hasta este siglo había tenido todo el predicamento. Pero, algo sucedió en un lugar de Ceuta hace menos de 20 años. Allí, en función de lo hallado, empezó a plantearse algo más que una conjetura. Es una posibilidad estudiada por arqueólogos e historiadores.

Ese enclave está en el Abrigo de Benzú. Está situado en un paraje geoestratégico frente a las Cuevas de Gibraltar. Está en un acantilado estrecho, sobre dolomías, con paredes muy verticales. Fue en ese yacimiento donde los investigadores descubrieron un hábitat humano muy similar a los hallados al otro lado del Estrecho. Los indicios señalan que los neandertales que habitaron ese lugar pudieron ser los primeros viajeros intercontinentales entre África y Europa.

En el interior del yacimiento de Benzú podría estar -o haberse recogido ya- la demostración de que en el Paleolítico sí hubo contactos entre el norte de Africa y el sur de Europa.

El Estrecho de Gibraltar era entonces menos profundo de lo que es ahora. De ese modo, es posible que hubiera dos grandes islotes entre Tánger y Tarifa, que habrían facilitado el trayecto. La distancia entonces era dos kilómetros menor que la que actualmente separa la península ibérica de Marruecos. El segmento de agua durante aquel periodo del paleolítico era de 11 kilómetros. Por tanto, la primera patera del Estrecho habría navegado cuando el mundo que conocemos todavía estaba en formación.

Fue un viaje pionero cuando, en la península, no había población humana.

En ciencia los conceptos son el fundamento. Incluso en la prehistoria, en ese periodo en el que cuánto más se sabe más misterioso resulta todo. Por eso, se busca la pieza que permita encajar todo este puzzle antiquísimo. Se busca rastro humano neandertal en algún rincón de las 354 cajas con hasta 50.000 objetos recogidos sobre el terreno en el yacimiento de Benzú.