Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

CON JAVIER CANCHO

Desnudando al reguetón

La canción se titula 'Contra la pared', con una letra en la que se dice "si sigues con esa actitud voy a violarte, yo sé que a ti te gusta porque estás sudadita".

Ozuna es un cantante de reguetón. Tiene más videos en YouTube con más de 1.000 millones de visitas. Tiene siete vídeos con más mil millones de visitas cada uno. El reguetón es un ritmo urbano que nació en Panamá, eclosionó como fenómeno en Puerto Rico y que Colombia ha moldeado combinándolo con claves poperas, electrónicas y folclóricas, convirtiéndolo en un negocio megamultimillonario. De 2014 a 2017, la cuota de escuchas del género reguetón se incrementó en más de un 120% en Spotify. El pop sólo subió un 13% en el mismo período y en la misma plataforma. Y recordemos algo más: el reguetón no tiene registro en formatos como el vinilo o el casete. El reguetón es algo que se ha expandido en la era digital.

 

Lo que la industria musical esconde. Hay que decir que no todo el reguetón es misógino. Pero una parte considerable sí lo es. Y por eso, hay que preguntarse qué mensajes contienen las letras de unas cuantas canciones que la infancia escucha. ¿Se hace apología de la violencia, del sometimiento femenino? ¿Se trata de machismo en vena ingerido sin filtros? ¿Qué impacto tiene en los jóvenes, sonando en sus cabezas, toda esa mugre rítmica después de años deglutiendo tanta roña audiovisual? Con estereotipos básicos: ellos, insaciables; ellas, instrumentos sexuales.

Estoy enamorado de cuatro babys. Siempre me dan lo que quiero. Chingan cuando yo les digo, ninguna me pone pero. La primera se desespera, se irrita si se lo hecho afuera. La segunda tiene la funda y me paga paque se lo hunda.

 

Esta porquería de Maluma tiene más de 700 millones de reproducciones en YouTube. Pero, hay más: aquí desnudamos -sin ritmos ni melodías- las siguientes letras:

Título ‘En la cama’: A ella le gusta que le den duro. Y es que yo quiero la combi completa, que choca culo y teta.

Título ‘Contra la pared’: Si sigues con esa actitud voy a violarte. Yo sé que a ti te gusta porque estás sudadita.

Título ‘Tumba la casa’: La violo cada vez que la pillo sola.

Título ‘Si te dejas llevar’: Mami si tu me calientas y prendes como un horno puedo convertirme fácil en tu estrellita porno.

Este es Daddy Melquiades, un señor de más de 90 años enseñando cómo escribir un reguetón en 30 segundos. Pero, no toda la costra machista se acumula en el reguetón.

 

En este tema de Robin Thincke se escucha: una cosa que te pido, déjame ser al que le arrimes el trasero. Tenía una zorra, pero no era tan mala como tú, así que, sabléame cuando pases, te daré algo lo suficientemente grande para partírtelo en dos. Esta canción, ‘Blurred lines’, se interpretó en la Super Bowl.

 

Hay muchos ejemplos, en casi todos los géneros. En el celebérrimo ‘Every breathe you take’, The Police la letra dice “cada aliento que tomes, cada movimiento que hagas, cada atadura que rompas, cada paso que des, te estaré vigilando. Todos y cada uno de los días, y cada palabra que digas, cada juego que juegues, cada noche, te estaré vigilando. Oh, ¿no puedes ver que tú me perteneces?"