Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

reportaje publicado en el mundo

El padre de Hugo: "Cuando le vi la herida a mi hijo fue la primera vez que lloré"

Hablamos en Más de uno con el padre de Hugo, el niño cuya historia sobre su trasplante de corazón se relata en el diario El Mundo. Nos cuenta que el proceso ha sido "muy duro" y que dejar que un periodista lo contara "es una oportunidad de oro" que le ha permitido "cantar victoria" a través de un papel. Cuenta todo lo que ha aprendido de medicina, cuáles han sido los peores momentos y cómo su otra hija, Daniela, ya puede jugar con su hermano sin miedo a "que se rompa".

ondacero.es
  Madrid | 30/09/2019

Álex Guedes, de 28 años, es el padre de Hugo, el niño trasplantado del corazón de quien hemos conocido la historia gracias a un reportaje publicado por EL MUNDO.

En Más de uno, el padre del niño cuenta que esta experiencia "te cambia un poco la vida", que ha vivido "momentos agónicos" que han sido "más duros que buenos".

Considera que haber accedido a que se elabore y publique este reportaje "es una oportunidad de oro" y que el periodista que lo firma, Pedro Simón, "ha sido nuestro paño de lágrimas" y les ha ayudado a llevarlo con naturalidad.

Confiesa que ha aprendido mucho sobre medicina y que rompió a llorar la primera vez que fue a curar a su hijo tras la operación del trasplante y le vio la herida, las diecinueve grapas en el pecho: "es la primera vez que lloré".

A pesar de la impresión, sostiene que esta es una herida de guerra, "la herida de guerra de un superviviente" y que su hijo ha dado un ejemplo a todas las personas que tienen miedo a un ingreso "él es chiquitito pero ha sido muy fuerte porque ha tenido muchas recaídas".

Sobre su otra hija, Daniela, que tiene cinco años, se emociona al decir que "se ha tenido que comer la enfermedad de su hermano" pero que lo han entendido muy bien y ya es capaz de jugar con él "sin miedo a que se rompa".