EN 'MÁS DE UNO'

Oleksandra Matviichuk, activista ucraniana: "Cualquier persona en Ucrania que pueda imponerse, aunque sea de forma pacífica, está en peligro"

La ucraniana Oleksandra Matviichuk lucha pacíficamente por su país desde su ONG 'Libertades Civiles' poniendo en contacto a las familias separadas y tomando nota de los ataques del ejército ruso a civiles para denunciar a Putin por crímenes de guerra ante el Tribunal Internacional de la Haya.

María Gómez Prieto

Madrid | 24.03.2022 11:49

Hace un mes Rusia inició una invasión de su país vecino, Ucrania. Ese 24 de febrero en directo con nuestro corresponsal Xavi Colás desde Kiev, las sirenas antiaéreas interrumpieron nuestra conversación. Sonido con el que los ciudadanos ucranianos se han acostumbrado a convivir.

También con el sonido las bombas al caer. Desde entonces los ataques no han cesado. Tampoco la resistencia del pueblo ucraniano, que sigue organizándose para resistir al avance ruso: combatiendo, manifestándose contra la guerra, contando lo que allí está sucediendo o ayudando a quienes lo necesitan. Ese es el caso de Oleksandra Matviichuk, activista, presidenta de la ONG ucraniana de las Libertades Civiles, con la que hemos tenido la oportunidad de hablar en 'Más de uno'.

Oleksandra Matviichuk, presidenta de la ONG de las Libertades Civiles

Oleksandra Matviichuk es una ciudadana ucraniana que vive en Kiev. Ha tenido que separarse de su marido, su madre se ha ido del país y ya hace dos semanas que perdió la conexión con su padre, que vive en la zona del Este del país, sometida al asedio ruso.

A pesar de su situación personal, Oleksandra, lucha, pacíficamente, por Ucrania desde su ONG, contando a los ciudadanos cómo protegerse del conflicto, trabajando con otras organizaciones o ayudando a poner en contacto a quienes hayan sufrido la desaparición de alguien querido.

Por favor, apoyad a Ucrania y sed honestos en la defensa de la democracia y los derechos humanos

Pero sabe que solos no pueden vencer a Putin. Por eso piden ayuda internacional, no ahora, si no desde 2014, cuando ella considera que comenzó esta guerra: cuando Putin firmó la anexión de Crimea. En ese momento, tuvo la oportunidad de reunirse con Joe Biden, entonces vicepresidente de Barack Obama. Ya en ese momento, Oleksandra pidió lo mismo que hoy, armas para Ucrania.

"Ahora pido lo mismo a todos los líderes del mundo libre: por favor, apoyad a Ucrania y sed honestos en la defensa de la democracia y los derechos humanos", dice Oleksandra.

Una lucha por los derechos humanos

Esa lucha por los derechos humanos es lo que defiende que está en juego en esta guerra en la que las conversaciones de paz entre ambos Gobiernos no cree que puedan llegar a buen puerto, ni siquiera una reunión entre Putin y Zelensky, porque lo que busca el Kremlin con ellas, sostiene Oleksandra, es que Ucrania renuncie a la democracia y territorios ocupados como el Donbass.

Además, advierte del peligro que supone Putin para todo el mundo: "Si un país puede ocupar otro país independiente e iniciar una guerra para legitimar esa ocupación, supondría el fin del derecho internacional por completo".

Si un país puede ocupar otro país independiente, supondría el fin del derecho internacional

También Putin quiere sentarse a debatir zonas importantes como las ciudades portuarias de Mariúpol cercano al Donbass, una de las más atacadas, o la ciudad de Odesa para controlar el Mar Negro.

Por el momento no es posible saber cuántos muertos ha habido desde el incio de la guerra, pero las organizaciones calculan que hay 10 millones de ucranianos desplazados.

Oleksandra no abandona la esperanza de llevar a Putin a juicio

Según occidente, Putin está cometiendo crímenes de guerra que tratan de verificar con la ayuda de personas como, precisamente, Oleksandra, que también es abogada, ha ayudado a recabar pruebas.

Ella ayuda tomando nota para denunciar a Putin por sus ataques a edificios residenciales, hospitales, corredores humanitarios, ataques a civiles que intentaban salir de ciudades destruidas, a personal médico cuando intentaban atender a personas heridas.

Cualquier persona activa en Ucrania que pueda imponerse, aunque sea de forma pacífica, está en peligro

Oleksandra sabe que su actividad la convierte en objetivo. Como su compañera periodista Victoria Roscina, detenida por los servicios de seguridad rusos o Max Levin, desaparecido. Pero no por ello desiste de que la denuncia a Rusia llegue a La Haya.

"Secuestraron, torturaron y mataron a periodistas, activistas y defensores de los derechos humanos", denuncia Oleksandra mientras asegura que "cualquier persona activa en Ucrania que pueda imponerse, aunque sea de forma pacífica, está en peligro".

Pide más sanciones para asfixiar la economía rusa y que cese en su ataque. Un ataque, por el que, ahora que Estados Unidos ha acusado formalmente a Rusia de crímenes de guerra.

Ahora Oleksandra cree que se abre un camino y no abandona la esperanza de que finalmente, con un juicio a Putin y a todos los que han matado con sus propias manos, se haga justicia.