Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN MÁS DE UNO

Crónicas latinas: Colombia y la difícil reconciliación tras 50 años de conflicto con las guerrillas

Un anuncio histórico, esperado durante décadas por millones de colombianos y que sin embargo no dejó a todos contentos. El ejemplo más claro de esta división se reflejó meses después, en un referéndum donde, por un estrecho margen, ganó el No a los acuerdos.

Pablo Sánchez Olmos
 |  Madrid | 12/08/2019

Eso no impidió que el entonces presidente Juan Manuel Santos fuera hasta Estocolmo para recoger el premio Nobel de la Paz por sus gestiones y sellara su acuerdo con votaciones en Congreso y Senado, desoyendo así los resultados negativos del plebiscito popular. Hoy, casi 3 años después, Colombia tiene un nuevo presidente, Iván Duque, abiertamente crítico con lo firmado con la guerrilla y con una clara voluntad de revisar los acuerdos.

Muchos pensaban que con la firma de los acuerdos todo estaba hecho, pero aún quedaba lo más complicado, convertir en realidad lo pactado en un momento de difícil transición política. En lo oficial, el grupo guerrillero logró incorporarse a la vida pública entrando con 10 representantes en Senado y Congreso.

Sin embargo, para los excombatientes rasos, su reinserción a la sociedad tras años movilizados en la selva está siendo más compleja. Unos marginados, otros amenazados y según ha registrado la Agencia para Reincorporación y Normalización, al menos 129 han sido asesinados desde la firma de los acuerdos. Los ataques sistemáticos contra exguerrilleros ponen en riesgo la implementación de la paz, pero también hay otros asuntos que la perjudican como confiesa a Onda Cero, Aitor Sáez, periodista catalán y autor del libro 'Colombia: Crónica de una paz incierta'.

Naciones Unidas sigue de cerca el desarrollo de los acontecimientos en Colombia con especial preocupación por estos ataques contra exmiembros de las FARC. En paralelo, el país ve cada vez más remota la posibilidad de llegar a un acuerdo con la otra guerrilla que a día de hoy sigue movilizada, el ELN, a quien el presidente colombiano Iván Duque acusa de estar detrás del atentado bomba que acabó con la vida de 21 cadetes de policía el pasado mes de enero.

Si hay algo seguro es que, los acuerdos firmados pueden rápidamente convertirse en papel mojado y que la paz en Colombia, sin un debido proceso que lo respalde, jamás será completa