LA ROSA DE LOS VIENTOS

Rodrigo Cortés presenta su nueva película: "Mi objetivo es guiar la mirada del espectador"

El cineasta Rodrigo Cortés presenta en 'La rosa de los vientos' su nueva película: El amor en su lugar, un filme inspirado en la realidad que vivieron los miles de judíos que en noviembre de 1940 fueron recluidos en el gueto de Varsovia. De la mano de nuestro experto en cine, José Manuel Escribano, ambos recorren la historia relatada en la cinta para explicar aquello que subyace tras la ficción de nuestras pantallas.

ondacero.es

Madrid | 19.12.2021 13:55

El cineasta Rodrigo Cortés presenta en 'La rosa de los vientos' su nueva película: El amor en su lugar, un filme inspirado en la realidad que vivieron los miles de judíos que en noviembre de 1940 fueron recluidos en el gueto de Varsovia. De la mano de nuestro experto en cine, José Manuel Escribano, ambos recorren la historia relatada en la cinta para explicar aquello que subyace tras la ficción de nuestras pantallas.

"El amor en su lugar"

El 16 de noviembre de 1940, todos los judíos de Varsovia fueron encarcelados, junto a decenas de miles de refugiados de toda Polonia, en un gueto situado en el centro de la capital. Un gran muro de ladrillo les aisló del mundo exterior supeditándoles a una realidad donde la lucha feroz contra el hambre y las epidemias era una constante. Sin embargo, todo ello no impidió la creación cultural y la proliferación del arte. Love gets a room narra la historia de un grupo de actores judíos que, en una helada noche invernal, interpreta la obra de Jerzy Jurandot mientras un dilema a vida o muerte sacude su existencia.

Desde el plano secuencia inicial mediante el que nos conduce por el gueto de Varsovia mostrando la crónica de una muerte anunciada, Cortés escapa de las recetas aplicadas a los géneros llegando con precisión y virtuosismo al alma del espectador. "Mi objetivo es guiar la mirada del espectador", explica el director al respecto. Y lo hace reivindicando el arte y la risa como forma de liberación para los cómicos, que deben tragarse sus dramas y mostrar su mejor versión en pos de que el show continúe, y como sustento del alma y refugio ante la adversidad para un público que durante los 90 minutos de función se siente digno entre las cuatro paredes de un destartalado teatro, preludio de un triste final.