ENTREVISTA EN LA ROSA DE LOS VIENTOS

¿A qué velocidad se está expandiendo el universo?

En 'La rosa de los vientos' charlamos con Susana Infante, que trabaja para una empresa aeroespacial sobre la velocidad a la que se está expandiendo el universo.

ondacero.es

Madrid | 18.07.2022 16:57

Las leyes de la física cambiaron para siempre en 1905. El conocidísimo físico alemán Albert Einstein decretó que estas son iguales para todos los observadores. Además, señaló que la velocidad de la luz en el vacío no dependía del movimiento de estos observadores, sino que era completamente independiente. Este fue el comienzo de una nueva manera de observar el espacio-tiempo.

No fue hasta 1915 que su famosa teoría de la relatividad salió a la luz en el Boletín de la Academia de las Ciencias de Berlín. Los análisis que llevó a cabo mostraron que los objetos masivos son los responsables de una distorsión espacio-temporal, conocida vulgarmente como la gravedad. Un equipo de la empresa aeroespacial Thales Alenia Space España trata ahora de estudiar la velocidad a la que el universo se expande, utilizando satélites ara cambiar nuestro concepto del universo.

¿Qué busca la misión?

En 'La Rosa de los Vientos' hemos hablado con Susana Infante, ingeniera y jefa de proyecto. Desde su empresa, trabajan realizando parte de los sistemas de comunicación que utilizan la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA).

El objetivo principal de la misión planteada por la ESA es dar respuesta al origen de la expansión, que se crea a través de la energía y materia oscuras. En estos últimos 100 años, diferentes estudios científicos han señalado que cerca del 95% del proceso de expansión es constituido por formas desconocidas de materia y energía, principalmente materia oscura.

Los satélites que serán lanzados en un futuro, tratarán de realizar una cartografía de la distribución en 3 dimensiones de hasta dos millones de galaxias. Estas forman parte de aquellas que podemos ver fuera de la vía láctea. En el satélite que emprenderá esta ardua tarea se encentran dos instrumentos, realizados por la empresa aeroespacial, que estudiarán la estructura del universo para ver cómo la energía afecta en este proceso de aceleración.

Este proceso será posteriormente analizado por una amplia comunidad de científicos, que utilizarán un total de 150.000 fotografías de alta definición que ofrecerán las claves para resolver este misterio.

¿Con qué elementos se realizará la misión?

Esta es la primera misión científica en la que Thales Alenia Space España tiene el placer de liderar el sistema de comunicación. Su "joya de la corona", una antena desplegable y orientable de alta ganancia forma parte de muchos más elementos importantes para avanzar en la historia de la física. Basándose en la tecnología punta y en la experiencia italiana, este subsistema de objetos cuenta también con un transpondedor de espacio profundo, que permite la comunicación y amplía la voz de onda progresiva en banda X y banda K.

Sus funcionalidades están claras, y son una por banda. La banda X se encargará de controlar y vigilar la plataforma, midiendo en todo momento la distancia del satélite con respecto a la tierra. Por su parte, la banda K retransmitirá un millón de gigabytes de datos en forma de imagen. Todas estas fotos serán posteriormente procesadas y servirán para descubrir la medida del corrimiento al rojo, que ocurre cuando la radiación electromagnética se desplaza hasta el rojo al final del espectro electromagnético.

¿Qué ocurre con los asteroides que pueden suponer un peligro?

En este momento no existen peligros tangibles. Aun así, si que hay ciertos asteroides que podrían, en un futuro, ser peligrosos para la humanidad. Un proyecto para la defensa planetaria que se está realizando en esta empresa española pretende conocer datos del asteroide para intentar lograr la capacidad de desviarlo.

Una misión dual se prepara para cumplir este objetivo. Hace un año ya, se realizó un impacto a un asteroide potencialmente peligroso, y unos años más tarde la nave de la misión HERA observará la desviación del asteroide tras el impacto. Podrá medir así la trayectoria que va a continuar y tomará sus medidas morfológicas.